Al final del arcoiris

La película de Goold se estrena el jueves 6 de febrero en Buenos Aires. tres días después competirá por dos premios Oscar: a la mejor actriz protagónica; al mejor trabajo de maquillaje y peinado.

Cincuenta años después de que la televisión británica emitiera un fragmento de The last performance, una producción made in UK vuelve a retratar a Frances Ethel Gumm, más conocida como Judy Garland, en el ocaso de su carrera y poco antes de morir. En contraste con aquella difusión excepcional del documental que Arne Stivell filmó en marzo de 1969, la ficción Judy de Rupert Goold cosecha nominaciones y premios, fundamentalmente para la actriz a cargo del rol protagónico, Renée Zellweger, y para el maestro maquillador Jeremy Woodhead.

Medio siglo atrás, el realizador sueco acompañó a la protagonista de El mago de Oz, esposa de Vincent Minelly, madre de Liza en el marco de los recitales que ofreció en Copenhague, Estocolmo y Malmo. Poco más de treinta minutos dura esta película inconclusa que iba a llamarse Un día en la vida de Judy Garland, pero cambió de título cuando devino póstuma (la estrella murió por sobredosis el 22 de junio de ese mismo 1969).

Por su parte, Goold dirigió una versión libre de End of the rainbow, musical de Peter Quilter que se estrenó en 2005 en Australia y que transcurre a mediados de 1968, cuando Garland se instala en Londres para cantar en el club nocturno Talk of the Town. El guionista televisivo Tom Edge se encargó de la adaptación.

En abril de 2018, Quilter le contó a Andy Lefkowitz de Broadway.com que fue en 2012 la primera vez que lo invitaron a pensar en un posible abordaje cinematográfico. El dramaturgo se apartó del proyecto cuando los productores eligieron a Edge, presumiblemente por su trabajo con la serie The Crown. «Tom decidió cambiar el rumbo de la obra original, que tiene muchos elementos de fantasía; quería que la historia fuera más precisa y verdadera», explicó.

Dos meses después de aquella entrevista, Radar Online aseguró que Liza Minelli había estrechado lazos con Zellweger durante el rodaje del film. La cantante recurrió a su cuenta de Facebook para desmentir la primicia que el mismo medio terminó eliminando. «No conozco personalmente a Renée y nunca hemos hablado… No sé cómo empiezan estas noticias, pero no apruebo ni repruebo la próxima película sobre Judy Garland. Cualquier artículo que diga lo contrario es 100% ficción», escribió.

Cuando le acordaron el rol protagónico, Zellweger tomó clases de canto con Eric Vetro durante un año y luego se dedicó cuatro meses a ensayar el repertorio de Garland con el director de música Matt Dunkley. La preparación fue tal que su voz suena en el disco de la película, publicado en octubre pasado.

La otra gran estrella de Judy es el mencionado Woodhead. El diseñador de maquillaje ideó tres prótesis para el rostro de Zellweger: una punta para afilar la nariz, lentes de contacto gris para convertir en marrón los ojos azules de Renée y una peluca para recrear el corte que Garland lucía a fines de los ’60.

Darci Shaw encarna la versión adolescente de Judy y Gemma-Leah Devereux, a una joven Liza Minelli. Como otras ficciones consagradas a figuras públicas, ésta también se traslada en el tiempo.

El largometraje de Goold se proyectó por primera vez el 1° y 2 de septiembre pasado en el 46° Festival de Cine de Telluride, Estados Unidos. Después de circular por otros festivales, se incorporó al circuito mundial de distribución comercial. El jueves 6 de febrero, desembarcará en salas argentinas y el domingo siguiente competirá por dos premios Oscar.