El Refugees (Welcome) Film Festival, de nuevo en Berlín

«Sigue llamándose Refugees Welcome Film Festival pero a veces usamos el nombre corto porque ya no hay tanto clima de Willkommen aquí». Con estas palabras, Mariano Aiello respondió la pregunta de Espectadores sobre el aparente rebautismo del encuentro político-cinéfilo que el abogado y documentalista argentino fundó el año pasado en Berlín, y cuya segunda edición se desarrollará del 24 al 30 de octubre en la capital alemana.

Aiello nació, se crió y se formó en Buenos Aires pero vive hace años en Alemania. Cuando este blog lo contactó en noviembre de 2018 a propósito del pre-estreno de Mi viejo rebelde de Ana Bayer en el primer RWFF, el autor de Awka Liwen y Martínez de Hoz contó que la idea de dedicarle una muestra de cine al drama de los refugiados nació a la par de un proyecto de falso documental. “Todavía no pude comenzar la película pero el festival ya tuvo su primera edición anual y fue un éxito”, celebró en aquella oportunidad.

A diferencia del año pasado, en 2019 la Argentina no participará del Refugees Welcome Film Festival… o Refugees Film Festival a secas. De las 46 obras elegidas para esta segunda entrega que también tendrá lugar en el cine Babylon, la más cercana a nuestro país es una coproducción chileno-británica.

En este cine se proyectan las películas del RWFF.

Nae pasaran! se titula el documental de Felipe Bustos Sierra sobre los obreros de la filial escocesa de Rolls-Royce que entre 1974 y 1978 se negaron a reparar motores de vehículos de la Fuerza Aérea de Chile en repudio a las violaciones a los Derechos Humanos cometidas bajo la dictadura de Augusto Pinochet.​ En noviembre de 2018 el largometraje fue declarado Mejor Película de la edición escocesa de los BAFTA, y en abril pasado ganó el Premio del Público en el 17° Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián.​

La realidad latinoamericana también atravesará el segundo RWFF con el corto Levantado del catalán Miquel Galofré, sobre una familia venezolana refugiada en Trinidad y Tobago, donde la ley prohíbe que los inmigrantes trabajen y sus hijos asistan a la escuela. Por otra parte, en Il potere di un passaporto de la italiana Simona Carnino, tres indígenas guatemaltecas se proponen cruzar la frontera rumbo a los Estados Unidos, de la mano de un coyote.

Entre las películas programadas, hay once producciones alemanas, siete estadounidenses, cuatro francesas, cuatro canadienses, tres británicas, tres suizas, dos italianas. España, Suecia, Austria, Australia, Japón, India, Irán integran la lista de países representados, y alrededor de quince films se proyectarán en calidad de pre-estreno.

Los autores de algunas películas dialogarán con el público presente. Por ejemplo, Claude Chamis, Elke Sasse y Jamie Kroft hablarán respectivamente de La balade d’ Ivan, The war on my phone y The march of hope.

Con este festival, Aiello busca visibilizar en Alemania el drama de quienes deben abandonar su tierra natal para escapar de penurias económicas, conflictos armados, genocidios, de la persecución política y/o religiosa.

Además de Mi viejo rebelde, otro documental representó a la Argentina en el primer RWFF: Lea y Mira dejan su huella de Poli Martínez Kaplun. Sólo el primero se exhibió en tanto première mundial.

Al término de aquella entrega fundacional, se acordaron tres galardones: el Premio al Mejor Largometraje para The black nazi de Karl-Friedrich König y Tilman König, el Premio al Mejor Cortometraje para Land of good. Seeking asylum in Germany and finding hatred de Ainara Tiefenthäler y el Premio del Público para Forget Winnetou! Loving in the wrong way de Red Haircrow.

——————————————–
Contenidos complementarios
Mi viejo rebelde se estrenó en Alemania
Entrevista a Mariano Aiello, a propósito de la demanda judicial que le inició la familia Martínez de Hoz
Muñequitas argentinas (reseña de Martínez de Hoz de Mariano Aiello)
Reseña de Lea y dejan su huella de Poli Martínez Kaplun)