El placer de (re)descubrir a Livingston

El documental de Mora se proyectará los sábados de agosto a las 20 en el Malba. Meses atrás, en el 21° BAFICI, ganó el premio Cinecolor –del público– a la mejor película argentina.

No hace falta conocer a Rodolfo Livingston para disfrutar de la semblanza que Sofía Mora le dedicó al arquitecto argentino de casi 88 años (los cumplirá el 22 de agosto próximo). La también autora de la ficción La hora de la siesta sabe explotar al máximo la lucidez, el sentido del humor, la trayectoria de su retratado, y tres (re)encuentros que enriquecen un tributo tan entrañable como libre de formalidades.

Método Livingston se titula este largometraje consecuente con la personalidad excéntrica de Don Rodolfo, y con su manera disruptiva de concebir, ejercer y enseñar la arquitectura. Mientras Mora entrevista al homenajeado, ilustra recuerdos de infancia y juventud con fotos de álbumes familiares, rescata intervenciones mediáticas de archivos televisivos, registra reuniones personales, profesionales, académicas, éste parece un documental convencional. Cuando el azar interviene y la realizadora porteña le concede un merecido espacio, la película vuela (todavía más) alto.

La suerte agregó un (re)encuentro a los dos ya programados, uno con el cliente que encargó una hermosa casa curva en Barracas, otro con el psicólogo –y también arquitecto– Alfredo Moffat. Resultan igual de encantadoras la visita a otra obra edificada en nuestra ciudad, el Instituto de Astronomía y Física del Espacio, y las reuniones con seguidores en un cafetín porteño y con alumnos en la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad de Buenos Aires.

El director de fotografía Matías Iaccarino compone imágenes igual de luminosas que la obra de Livingston. Aquéllas tomadas en el hogar del arquitecto constituyen la mejor introducción al personaje, a su relación con el espacio y con la naturaleza.

Don Rodolfo parece sentirse más cómodo a medida que avanza la película, y por consiguiente cada vez más dispuesto a exhibir su vitalidad, inteligencia, picardía y convicciones solídisimas. La ausencia de solemnidad es tal que la realizadora también lo filma mientras interactúa con integrantes del equipo de rodaje.

La selección del material de archivo también lo pinta de cuerpo entero. Es un placer asistir a la famosa confrontación con Bernardo Neustadt en el programa Tiempo nuevo, y su columna sobre ventanas improvisadas en La noticia rebelde.

Método Livingston es tan provechosa para los admiradores del anti-arquitecto y (verdadero) librepensador argentino como para quienes nunca oyeron hablar de él. En otras palabras, Mora auspicia una cita cinematográfica a la altura de las expectativas que produce el (des)conocimiento.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 respuestas a “El placer de (re)descubrir a Livingston

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s