A años luz de Kilómetro 11

El documental de Gallo Bermúdez desembarcó ayer en el cine Gaumont, después de haberse exhibido el año pasado en el 33º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata. Hasta el miércoles 17 de julio, se proyecta a diario a las 19.

La segmentación en capítulos es la única característica formal que desconcierta en Encandilan luces, es decir, que atenta contra la ilusión de asistir a un documental absolutamente fiel a su objeto de estudio. Sin dudas, los títulos de algunos episodios constituyen otra expresión del sentido del humor que Alejandro Gallo Bermúdez despliega en su ópera prima, pero el fraccionamiento le impone una estructura innecesaria al universo paralelo que el realizador recorre mientras acompaña la trayectoria del “chamamé psicodélico” y su banda pionera, Los Síquicos Litoraleños.

La localidad correntina de Curuzú Cuatiá, Buenos Aires y ciudades de Holanda, Bélgica y Francia conforman las escalas del “viaje psicotrópico” anunciado en el subtítulo de esta película extraordinaria en el sentido literal del término. Mientras dura el periplo, Gallo Bermúdez reproduce filmaciones caseras de presentaciones del grupo estrella y de algunos emuladores; entrevista a espectadores ocasionales, seguidores, promotores, periodistas especializados, imitadores; ofrece postales de la Corrientes profunda, con el Gauchito Gil incluido; comparte anécdotas sobre avistajes de ovnis y el consumo de hongos alucinógenos.

Encandilan luces parece tributaria de Peter Capusotto y sus videos, que Gallo Bermúdez cita con encomiable honestidad intelectual. Como el programa de televisión pergeñado por Pedro Saborido y Diego Capusotto, la película no sólo promociona una banda que transgrede sistemáticamente el ABC de la industria discográfica globalizada; también invita a reflexionar sobre libertad creativa, sobre las metamorfosis de la música popular, sobre las diversas formas de resistencia cultural al imperativo comercial.

La extensión de ochenta minutos puede resultarles excesiva a los espectadores que no comulgan ni con el chamamé psicodélico ni con el espectáculo que brindan Los Síquicos Litoraleños y sus discípulos. Esta porción de público deberá sacrificar sus preferencias musicales si quiere averiguar qué sucede en una galaxia ubicada a años luz del Kilómetro 11 que Mario del Tránsito Cocomarola y Constante Aguer compusieron ocho décadas atrás.

Para evitar falsas expectativas, vale adelantar que ni esta audiencia ni los fans de la banda tendrán el gusto de escuchar el testimonio de sus integrantes. La decisión de no entrevistarlos constituye otra prueba del respeto de Encandilan luces por su (hermético) objeto de estudio.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s