El calvario de la prisionización secundaria

El documental de Colás se proyectará por última vez el viernes 12 de abril a las 18 en el cine Gaumont.

“Pude ser feliz
y estoy en vida muriendo
y entre lágrimas viviendo
el pasaje más horrendo
de este drama sin final”.

Algunos espectadores cuestionarán la decisión de cerrar con un tango abolerado un documental sobre mujeres que visitan a sus hombres presos, pero lo cierto es que la letra de Sombras nada más expresa con justeza los sentimientos de las –sobre todo– esposas que Jorge Leandro Colás retrató en tres escenarios circundantes al trágico penal de Sierra Chica: la pensión donde las chicas pernoctan, el almacén donde compran mercadería para llevar a los detenidos, y la suerte de triple corral donde esperan de pie y a la intemperie la autorización para ingresar a la cárcel.

La voz de María Martha Serra Lima acentúa la perspectiva femenina –acaso feminista– de esta aproximación a vínculos amorosos que resisten, no sólo la separación del ser querido, sino el maltrato que el sistema penitenciario ejerce sobre la familia del reo. Con una sensibilidad libre de los lugares comunes que el cine y la televisión suelen explotar cuando abordan el universo carcelario, Colás entrevista a algunas mujeres pero se dedica más a filmarlas en determinadas circunstancias: apenas bajan del ómnibus que las deja en la localidad de Sierra Chica, mientras conversan en la pensión de la Bibi, mientras tratan con el dueño de la despensa, mientras caminan hacia la unidad penitenciaria, mientras esperan que comience el horario de visita.

Por la naturalidad con la que el almacenero, la dueña de la pensión y demás esposas se desenvuelven ante cámara, corresponde destacar el trabajo de campo que precedió y/o acompañó el rodaje. Es igual de encomiable la edición del material filmado.

Sombras nada más / entre tu vida y mi vida. Sombras nada más / entre tu amor y mi amor, canta Serra Lima al término de La visita. Y mientras la cantante de boleros parece retomar la noción de amor incondicional que mencionan las esposas retratadas, la letra de José María Contursi echa luz sobre los problemas que las penas privativas de libertad provocan en los familiares de los presos, ese calvario que algunos penalistas llaman “prisionización secundaria“.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s