Pasos de comedia argentina en el 21º BAFICI

Entre las comedias argentinas proyectadas en el 21º BAFICI, tres propician un reencuentro con directores reconocidos en el ámbito del cine nacional independiente: el bahiense Rodrigo Moscoso, todavía recordado por su ópera prima Modelo 73; la cordobesa Liliana Paolinelli, autora de Por sus propios ojos, Lengua materna, Amar es bendito; el porteño Martín Rejtman cuya filmografía incluye Rapado, Silvia Pietro, Los guantes mágicos, Copacabana, Dos disparos.

De esas tres comedias programadas, la de Moscoso y la de Paolinelli son largometrajes y la de Rejtman es un corto que se proyecta antes de Letters to Paul Morrissey de Armand Rovira y Saida Benzal. Por otra parte, la de Moscoso fue rodada en Salta y las otras dos en Buenos Aires (dicho sea de paso, éste es el primer film que Paolinelli ambienta en nuestra ciudad).

Un último dato, obra del azar: Susana Pampín actúa en dos de las tres películas. Encarna el rol protagónico en la de Paolinelli y un personaje secundario en la de Rejtman.

Badur Hogar de Rodrigo Moscoso
Absolutamente convencional es la comedia romántica que protagonizan dos treintañeros inmaduros, y que Moscoso ambientó en la provincia administrada por Juan Manuel Urtubey. Vale insistir en este dato, dada la envergadura del apoyo gubernamental acordado al proyecto de Moscoso: el mandatario viajó a Buenos Aires para acompañar la presentación baficiana.

De la crónica de (des)encuentros entre el salteño Juan y la porteña Luciana, cabe destacar la actuación de Nicolás Obregón y Cástulo Guerra –que encarnan al amigo y al padre del protagonista–, la fotografía de Gaspar Quique Silva, las piezas de chacarera aggiornada que integran la banda de sonido compuesta por Axel Krygier. En cambio, el guion que el director escribió con Patricio Cárrega abusa de algunos estereotipos (pachorra norteña; neurosis capitalina) y de esta manera limita el lucimiento de Javier Flores y Bárbara Lombardo.

Javier Flores y Bárbara Lombardo en el rol primero encomendado a Violeta Urtziberea.

Margen de error de Liliana Paolinelli
Susana Pampín, Camila Plaate, Eva Bianco encabezan un elenco a la altura de personajes bien construidos, pluridimensionales en una comedia sobre la crisis personal y de pareja que experimenta una bioquímica cincuentona. Algunos espectadores encontramos previsible el desarrollo de los equívocos que provocan los traspiés de Iris con su pareja Jackie y con la hija de una amiga; por eso preferimos películas anteriores de Paolinelli: por ejemplo, la mucho más osada Amar es bendito o la entrañable Lengua materna.

Sorprendido porque, “a pesar de transcurrir en un universo lésbico, todos los personajes podrían intercambiarse por heterosexuales”, un crítico planteó la posibilidad de que esta película suponga “una forma cinematográfica de ilustrar la igualdad de género”. A contramano de lo que opina una porción de público, todavía hace falta un cine pedagógico que siga despatologizando o normalizando a las personas homosexuales, y de paso ayude a distinguir este propósito de aquél que busca combatir la disparidad de derechos y oportunidades entre hombres y mujeres.

Susana Pampín en el papel de la bioquímica Iris.

Shakti de Martín Rejtman
Rejtman tituló su corto con el nombre del personaje –en principio secundario– que se cruza en la vida de Federico, justo cuando este porteño veinteañero y judío pena por dos ausencias recientes: la de una abuela que murió; la de una novia que lo dejó. Al realizador le bastan 19 minutos para ofrecer un retrato detallado del joven de facciones y psiquis woodyallenescas, sumido en el duelo pero a la vez atento a la ayuda que pueda ofrecerle el azar o destino.

Son dos las grandes virtudes de esta obra que participó de la competencia oficial de cortos en la edición más reciente del Festival de Berlín. El primero: un guion aceitado, con escasos parlamentos para satisfacción del público alérgico a las películas verborrágicas. El segundo: el desempeño del elenco, desde Ignacio Solmonese que encarna el rol protagónico hasta Alejandra Flechner y la mencionada Pampín a cargo de roles secundarios.

Ignacio Solmonese y Laura Visconti o Shakti en la ficción.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s