Detrás de la rutina fraccionada

“Dicen que mi literatura es extravagante y a veces anticipatoria. Yo no sé a qué género pertenece. Llamémoslo, por ahora, ‘sociología fantástica’, como si intentara pasar por alto la avara antinomia entre fantasía y realismo”.

La película de Bliffeld se estrena el jueves 14 de febrero en el cine Gaumont.

Vale recordar la definición provisoria que Marcelo Cohen le atribuye a su obra literaria antes de señalar la doble participación del escritor porteño, como guionista y como narrador en off, en Hora – Día – Mes. De hecho, la nueva película de Diego Bliffeld intenta pasar por alto dos “avaras antinomias”: aquélla mencionada en este texto de 1999, y la que fogonea el desencuentro entre cine y literatura. Vaya par de desafíos para un film ambientado en una sola locación, y cuyo protagonista –magníficamente interpretado por Manuel Vicente– habla muy poco.

Además de Cohen, también participaron de este proyecto Gastón Duprat y Mariano Cohn. Acaso se trate de los mejores socios creativos para llevar adelante un ejercicio de “sociología fantástica”. En primer lugar, el encargado del garage Alborada, Bernardo Talavera, es un personaje digno de la atención de los creadores de Televisión Abierta. En segundo lugar, Bliffeld trabajó en otras ocasiones con estos colegas; por ejemplo fue responsable de la banda sonora de El artista.

El apodado Nardo convive sobre todo con los autos estacionados en el galpón en cuestión. En el interior de ese garage y de esos vehículos anida todo lo que sobrevive a la monotonía fraccionada por hora, día, mes.

Bliffeld convierte los rincones sombríos y luminosos del Alborada en expresión visual de una existencia con claroscuros. Por otra parte, cuando filma los vehículos, el realizador le saca lustre a un texto consecuente con la máxima nacional de que cada auto dice mucho de su conductor.

Cuando se proyectó en la edición 2017 del BAFICI, la Asociación Argentina de Sonidistas Audiovisuales distinguió a esta película con una mención especial. Sin dudas, la banda sonora del largometraje alimenta la ilusión de que el taciturno Nardo se desplaza entre dos dimensiones: una, visible, se circunscribe a la rutina laboral; la otra, disimulada, se nutre de ensoñaciones.

Como con Línea de cuatro, con Hora – Día – Mes Bliffeld demuestra su destreza para contar pequeñas historias ambientadas en un espacio único (transcurre en el living de un departamento la película que co-dirigió en 2015 con Nicolás Diodovich). Por si este talento resultara insuficiente, en el film que se estrena pasado mañana consiguió nada menos que dotar de alas cinematográficas a la “sociología fantástica” de Marcelo Cohen.

——————————————–
Contenido complementario
Anunciaron a los ganadores del 19º BAFICI
Decime qué se siente (reseña de Línea de cuatro)
El artista (reseña de la película de Gastón Duprat y Mariano Cohn)

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s