Nueva semblanza de la Hermana Yvonne

El documental de Rubino se proyectará los jueves 6 y 13 de diciembre en el 40° Festival de Cine de La Habana.

Primero eligieron Yvonne Guazú (grande en guaraní) pero finalmente dejaron Yvonne a secas. Así se titula el retrato de la tercera monja francesa que Marina Rubino y demás integrantes del Grupo Documenta terminaron de filmar en el invierno de 2016, y que pre-estrenarán mañana jueves en el 40° Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Después de la première mundial en Cuba, la película regresará a nuestro país para proyectarse –antes que en Buenos Aires– en Pueblo Illia, rinconcito de la provincia de Misiones que la religiosa alsaciana habitó durante los últimos treinta de sus 88 años.

Desde que recuperamos la democracia, los argentinos recordamos a Yvonne Pierron por haber evitado la desgraciada suerte que sus compatriotas y compañeras Alice Domon y Léonie Duquet corrieron a manos de los asesinos que nos gobernaron entre 1976 y 1983. La condición de sobreviviente relegó a un segundo plano otras aristas de una existencia consagrada a la defensa de los Derechos Humanos: por ejemplo, la resistencia contra la ocupación nazi en Francia, el aporte a la reconstrucción de Nicaragua cuando cayó la dictadura de Anastasio Somoza Debayle, el desempeño como educadora y enfermera en distintas localidades argentinas, el testimonio determinante para las condenas a prisión perpetua de Alfredo Astiz.

Según esta cobertura de Alba Silva que la agencia Télam publicó poco después de finalizado el rodaje, Yvonne gira en torno a los recuerdos que la soeur evoca ante cámara, en su lengua materna. Rubino la filmó entre 2014 y 2016 y conjugó estas declaraciones con aquéllas de amigos y colaboradores entrevistados para la ocasión, y con imágenes de archivo.

En este artículo que escribió para El Territorio a propósito del pre-estreno en La Habana, María Elena Hipólito informa que el largometraje de 70 minutos es una coproducción franco-argentina declarada de interés provincial por la Cámara de Representantes de Misiones. El Grupo Documenta contó además con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales, de las Embajadas de Francia y Nicaragua en Argentina, de la asociación Abuelas de Plaza de Mayo, del Ministerio de Derechos Humanos de Misiones, de la Asamblea de los Pueblos por los Derechos Humanos de la Provincia de Misiones, de la Universidad Nacional de Misiones, de la Municipalidad de Curuzú Cuatiá, de la Dirección Provincial de Asuntos Guaraníes-Misiones, del Consejo de Ancianos y Caciques de la Nación Mbya Guaraní. Gran parte de este respaldo institucional también da cuenta de la envergadura de la trayectoria de Pierron, que falleció el 28 de septiembre de 2017.

Cuando se cumplió el primer aniversario del deceso, Eric Domergue presentó en Puerto Illia otro retrato de la religiosa. Yvonne Pierron, su lugar en el mundo se titula el libro que rescata las charlas que el periodista francés –hermano del desaparecido Yves Domergue– mantuvo en 2006 con su compatriota, y que publicó la Editorial de la Universidad Nacional de Misiones. Como la película de Rubino, esta semblanza también incluye fotos de archivo y el testimonio de amigos y compañeros de la monja.

Missionnaire, un camino de liberación constituye un segundo antecedente (en este caso cinematográfico) de Yvonne. Ojalá la película del Grupo Documenta obtenga más repercusión que el documental de 49 minutos que María Cabrejas y Fernando Nogueira produjeron en 2004 y que el extinguido semanario Miradas al Sur distribuyó cuatro años después.

——————————————
Contenidos complementarios
Missionnaire, un camino de liberación
A vos, Alice Domon
La otra foto de Alice y Léonie
Justicia para Yves y Cristina