Entre la esperanza y la amargura

“¿Cómo armás la agenda de Espectadores?”. “¿Consideraste alguna vez monetizarlo?”. “¿Qué distinción hacés entre crítica y reseña?”. “¿Cómo definís el cine comercial?”. “¿Cuál es tu festival de cine favorito?”. “¿Qué te pareció la última película de Fernando Pino Solanas?”. “¿Pensás que las nuevas tecnologías de filmación y edición facilitan el acceso a una formación y/o una carrera profesional como director de cine?”. “¿Qué parte de la Historia del cine te interesa más?”. “¿Cómo ves la política cultural de la Argentina?”.

Con éstas y otras preguntas me agasajaron antes de ayer en el Taller de Producción de Escritura Crítica y Curatorial que Magdalena Arnoux y Marina Cardelli coordinan los miércoles por la tarde-noche en la Universidad Nacional de las Artes, concretamente en la sede ubicada a escasas cuadras del Congreso de la Nación. Están cursando las primeras materias de las Licenciatura de Crítica de Artes y/o Curaduría en Artes los alumnos que encararon con seriedad la tarea de entrevistar a la responsable de este blog unipersonal (el adjetivo también fue analizado).

Además de extremadamente grata, la experiencia resultó esperanzadora. La pertinencia de las preguntas, la atención acordada a las respuestas, el pedido de precisiones, las observaciones enriquecedoras (por ejemplo la atinadísima mención de Camilo Blajaquis y la reivindicación de la nueva generación de documentalistas argentinos) sugieren que, aún en un presente adverso, la UNA está gestando críticos y curadores sensibles, curiosos, lúcidos.

Foto tomada por Arnoux. Cardinelli está sentada a la izquierda de la entrevistada.

En distintas ocasiones la entrevista se convirtió en charla. El intercambio de opiniones giró en torno a la evolución cinematográfica de Pablo Trapero, a la producción de Juan José Campanella, a ciertas limitaciones de clase que encontramos en algunos directores de cine argentinos, acaso latinoamericanos, y que Lucrecia Martel señaló cinco años atrás en esta conversación con Silas Marti de Folha de San Pablo. En un momento sobrevolamos la –a mi juicio insoslayable– arista política de toda producción cinematográfica, incluso de aquellos realizadores que se declaran meros entertainers y/o apolíticos.

Recién cuando llegué a casa después de mi paso por la UNA, me enteré de la pregunta –a todas luces retórica– que la gobernadora María Eugenia Vidal pronunció en el Rotary Club de Buenos Aires sobre la relación entre universidad pública y equidad. Imaginé entonces una Universidad Nacional de las Artes privatizada o cerrada en nombre de la lucha contra la demagogia populista y a favor de una administración eficiente del presupuesto educativo.

En ese futuro posible, vislumbré –en palabras de Enrique Santos Discépolo– una suerte grela para los alumnos que hoy transitan el sendero académico inaugurado en la primavera de 2014. También una Argentina más sectaria y con menos ciudadanos sensibles, curiosos, lúcidos.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 respuestas a “Entre la esperanza y la amargura

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s