Hasta pronto

Porque mis rutinas laboral y familiar cambiaron radicalmente en el transcurso de los últimos dos meses, dejaré de actualizar Espectadores en nombre –ya no de un descanso veraniego– sino de un año, con suerte semestre, sabático. La decisión duele porque responde al reconocimiento de una limitación por ahora insuperable (las circunstancias me impiden actualizar el blog como quiero) y porque abre un interrogante sobre el devenir del espacio que monté hace doce años.

Entiendo que proyectos como éste trastabillan sin trabajo sostenido y sistemático detrás. Por eso, entre cerrar por un tiempo y publicar (muy) ocasionalmente, elijo la primera alternativa.

La decisión también duele por haberla tomado días después de que me acordaran la credencial de prensa para asistir al 20º BAFICI, que tendrá lugar del 11 al 22 de abril. Lamento mucho faltar a la nueva edición de un encuentro cinéfilo que cubrí durante siete años consecutivos.

Cuando consiga arrancarle horas lúcidas y productivas a la rutina, retomaré Espectadores con la misma intención que cuando empecé la temporada 2018: aumentar la cantidad de entrevistas. Me gustaría avanzar por el sendero donde crucé al maestro Raúl Zaffaroni, al documentalista francés Sylvain George, a la realizadora Lucía Vassallo, al editor Leopoldo Kulesz, a la actriz detrás de Fachima, a una y dos hermanas de soldados caídos en la guerra de Malvinas, al director artístico del festival de cine LatinArab Christian Mouroux, a la videoartista –y directora de La obra secretaGraciela Taquini, al productor y director del documental español The Code.

Ojalá esa próxima etapa les resulte atractiva a los amigos de la casa y a los internautas que recién entonces descubran Espectadores. Sin dudas, será todo un desafío remontar la caída de visitas que el blog registra desde que dejé de actualizarlo a fines de enero.

El anuncio de receso termina con el debido agradecimiento a tres grandes grupos de personas. Al primero lo conforman Daniela, La Resistente, Jorge, Mabel, Aberel, JC, Nico, María, Jesús, Eva Giberti, Julio, Caro, Jeannette, Tere y demás lectores que acompañaron esta aventura editorial, algunos desde la primera hora. Al segundo lo integran los entrevistados que accedieron a conversar con la autora de un medio tan pequeño. El tercero está compuesto por los seis agentes de prensa que me acercaron muchas de las películas que reseñé desde abril de 2006.

Con los viejos pasacassettes, una buena porción de mortales aprendimos a distinguir entre Pausa y Stop. Hoy hago de cuenta que aprieto la primera tecla mientras escribo Hasta pronto.