Para la libertad

La película de Gatlif se estrenó el último jueves de noviembre en varias salas porteñas y en una sola santafesina.

“La libertad no existe; en todo caso existen hombres y mujeres libres” reza la máxima aplicable a sustantivos abstractos similares. Acaso por eso Tony Gatlif decidió darle carnatura a la preciada entelequia a partir del retrato de una muchacha griega, cuyo nombre –Djam– convirtió en título de su nueva película. Confirma esta hipótesis el agregado que los distribuidores pensaron para el estreno en Argentina, Una joven de espíritu libre.

Las características del personaje a cargo de la magnética Daphne Patakia sugieren que, para el realizador argelino, la libertad es un compendio de música, baile, picardía, sufrimiento, vehemencia, resistencia al establishment. Aunque no es condición sine qua non, la juventud constituye un ingrediente potente. De hecho, el encuentro con la congénere Avril aumenta la apuesta a la polenta de los años mozos, y de paso sirve de excusa para coquetear –sólo coquetear– con la idea de libertad sexual (atención al detalle nada inocente de que la protagonista vive en la isla de Lesbos).

Algunos espectadores encontramos impostada esta representación de la libertad. La repentina amistad entre Djam y Avril nos suena más funcional al mencionado coqueteo con la posibilidad de una relación lésbica que al pretendido tributo a la libertad (o a un espíritu libre). Por otra parte, resultan contraproducentes algunos de los lugares comunes sobre la vida o existencia que Gatlif pone en boca del padrastro de la protagonista.

Esta impostación evoca el recuerdo de la célebre episodio de la historieta Mafalda, donde Libertad le pide a Susanita que sea simple. “Sonamos” dice la niña pequeñita ante la reacción de su interlocutora.

Djam causa una segunda sensación adversa a partir de la conformación de un contexto que excede ampliamente el presente de la protagonista. En otras palabras, el guión no sólo da cuenta del desamparo ciudadano frente a la angurria de la banca internacional en el marco de la crisis económico-financiera declarada hace ya ocho años, y de la convivencia trágica con un mar Mediterráneo cada vez más transitado por (cuerpos de) hombres, mujeres, niños que abandonan sus países para escapar del hambre, de algún conflicto armado y/o genocidio. También alude a las secuelas que dejaron, primero, la redistribución territorial tras la disolución del imperio otomano y, después, la denominada Dictadura de los Coroneles. Gatlif abarca mucho y aprieta poco cuando pretende insertar noventa años de Historia intensa en la hora y media que dura su road movie.

En las antípodas de esta perspectiva, otros espectadores disfrutarán de las tres grandes virtudes de esta  ficción que se pre-estrenó en el 70º Festival de Cannes: el desempeño del elenco encabezado por Patakia, la fotografía de Patrick Ghiringhelli, la banda sonora hecha de viejas canciones griegas que compuso el mismo Gatlif e interpreta la actriz protagónica.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s