El grado cero de la Historia

Jorge Cepernic en sus años mozos. Foto publicada por La Opinión Austral.

La restitución de los nombres originales –La Barrancosa y Cóndor Cliff– a las futuras represas hidroeléctricas que la Legislatura de Santa Cruz bautizó en 2011 Gobernador Jorge Cepernic y Presidente Dr. Néstor Carlos Kirchner es la menos preocupante de las medidas instruidas por el decreto presidencial n° 882/2017 que el Boletín Oficial publicó el miércoles pasado. Aún así, el inciso ‘i’ del Artículo 4° llama la atención de los argentinos atentos al movimiento de fichas en el tablero de un juego histórico que por estos lares llamamos Batalla cultural y que, a contramano de las afirmaciones de algunos coterráneos, no es exclusivo ni de nuestro país ni de los tiempos de antinomia entre kirchneristas y antiK o, ahora, entre macristas y antiM.

En esta nota que redactó para InfoBAE, Jorgelina do Rosario citó “fuentes cercanas al Ministerio de Energía” para explicar el rebautismo: “No corresponde que haya leyes provinciales que le cambien el nombre a una concesión nacional para entregar energía en el país”. Los funcionarios parafrasearon el siguiente considerando del decreto: “Corresponde al Estado Nacional decidir respecto de la denominación de las obras públicas nacionales, licitadas y contratadas por el Estado Nacional, y sometidas a la jurisdicción federal según lo previsto en la Ley N° 15.336”.

Más allá de la aclaración oficial, resulta inevitable relacionar esta rectificación con la remoción del monumento a Juana Azurduy del espacio antes ocupado por una estatua de Cristóbal Colón. También con la ocurrencia de emitir billetes de nuestra moneda nacional con reproducciones de animales autóctonos en vez de referentes históricos.

En la nota mencionada, Do Rosario transcribe la idea rectora del gobierno macrista: “Las denominaciones no deberían estar sujetas a objetivos políticos ni ideológicos; estamos recomponiendo algo que no debería haber sido cambiado”. Desde esta perspectiva, el mencionado Colón, Justo José de Urquiza, Julio Argentino Roca, Domingo Faustino Sarmiento, Bartolomé Mitre inspiraron homenajes apolíticos, libres de ideología, por lo tanto saludables (de ahí el bautismo de numerosas calles, plazas, escuelas de todo el país). No puede decirse lo mismo de Juana Azurduy, Martín Miguel de Güemes, Facundo Quiroga, Juan Manuel de Rosas, Juan Domingo Perón, Eva Duarte, Ernesto Che Guevara, Rodolfo Walsh… ni de las Islas Malvinas y la eventual asociación con los sustantivos Dictadura y Guerra.

El apellido Kirchner integra esa lista maldita hace por lo menos una década. La prensa erigida en guardiana de nuestra Historia neutra, libre de interferencias ideológicas, celebra con gusto la intención (re)componedora que integrantes de la alianza Cambiemos anunciaron apenas ganadas las elecciones presidenciales de 2015.

Después de que Jorge Cepernic muriera el 18 julio de 2010, medios nacionales y provinciales publicaron necrológicas generosas en elogios a la honestidad y humildad de quien gobernó la provincia de Santa Cruz entre mayo de 1973 y julio de 1974. Los autores de la mayoría de estas notas contaron que, antes de fallecer, el hombre de 95 años pidió una despedida discreta, sin coronas de flores. Quien quisiera agasajarlo podría hacerlo con alguna donación a la Escuela EGB N° 33 Eduardo Victoriano Taret, que había fundado su esposa Sofía Vicic.

Osvaldo Bayer publicó en Página/12 el adiós más conmovedor. Por razones obvias, el escritor recordó el rol determinante de Cepernic en la investigación previa a la redacción del libro Los vengadores de la Patagonia trágica y luego en el rodaje de la adaptación cinematográfica que Héctor Olivera dirigió en 1973. También repasó la destitución ordenada por la Presidenta María Estela Martínez de Perón y aprobada por el Congreso de la Nación a mediados de 1974, así como la detención arbitraria durante el sanguinario Proceso de Reorganización Nacional, primero, en el penal de Magdalena, luego, en el domicilio particular.

En ese mismo texto Bayer contó que, en el marco de la segunda prisión, la esposa de Don Jorge debía cocinarles y serviles la comida a los cuatro policías a cargo de la vigilancia. “Hasta que, en esos actos siempre frescos e insurgentes de él, se escapó por una ventana, fue a la comisaría más cercana y dijo: Aquí me quedo, ni mi mujer ni mis hijos tienen que sufrir esta humillación en mi casa con esa guardia permanente“.

En Clarín, Alberto Amato consignó que Cepernic “integró los albores del Grupo Calafate, que impulsó la candidatura de Néstor Kirchner, con quien también mantuvo sus yupanquianas diferencias”. Teodoro Boot mencionó ese antecedente en la semblanza que Télam publicó y la agencia Paco Urondo replicó el 19 de julio de 2011. Dato curioso: en las elecciones generales de 1983 Lupín había perdido la intendencia de Río Gallegos a manos del hijo de Don Jorge, Marcelo.

Antes de rebautizar el proyecto del complejo hidroeléctrico La Barrancosa – Cóndor Cliff, la Legislatura santacruceña le rindió al menos dos tributos a Cepernic padre cuando todavía vivía, ambos en 2008: el emplazamiento de un busto en el cruce de la Ruta Nacional Nº 3 con la Ruta Provincial Nº 5 y la conversión de la calle 361 en Avenida Gobernador Jorge Cepernic.

Vale imaginar que la muerte de Don Jorge y el deceso de Kirchner en el mismo 2010, a sólo tres meses de distancia, inspiró la ocurrencia de convertir las futuras represas en oportunidad de tributo doble. Por lo pronto, cuatro años después de aprobado el rebautismo, la entonces Presidenta Cristina Fernández de Kirchner inauguró en El Calafate un hospital de alta complejidad, de nombre Gobernador Cepernic – Presidente Kirchner.

Se necesitará tiempo y (mucha) determinación para desterrar a Néstor de la memoria de los argentinos. En cambio, Don Jorge es –y de hecho fue entre 1974 y los incipientes años 2000’– un bocadillo fácil para los promotores de cierto tipo de olvido colectivo; por lo tanto resulta más vulnerable a la estocada que representa el inciso ‘i’ del Artículo 4º del Decreto Nº 882/2017.

Por si el sablazo oficial no resultara contundente, la agencia Télam y su repetidora La Prensa difundieron el mismo miércoles declaraciones de una nieta de Cepernic, María Marcela. “La primera sensación es de alivio y de alegría” dijo la mujer convencida de que el nombre de su abuelo había quedado pegado “a hechos de corrupción y a nombres que nada tienen que ver con la ética y la conducta que tuvo él durante su vida”. De esta manera expresó la postura antikirchnerista que comparte con su papá Marcelo, el mismo vencedor de Néstor en los comicios de 1983.

Al menos en Internet, cuesta encontrar información sobre el origen de los primeros nombres acordados a las represas proyectadas y cuestionadas. En el mejor de los casos, Google sugiere la lectura del libro Notes on the natural history of the Strait of Magellan and west coast of Patagonia made during the voyage of H.M.S. Nassau in the years 1866, 67, 68, & 69 pues en la página 115 su autor Robert Oliver Cunningham escribió “By the time I left the Cóndor cliff…” (“Para cuando dejé el acantilado del Cóndor…”). A este grado cero de la Historia pretende retroraernos la alianza gubernamental Cambiemos.

——————————————-
PD. La primera foto que ilustra este post fue extraída del artículo de Amato.

——————————————-
Contenidos complementarios
Desprecio por la Historia
South America
La muerte de Kirchner, un final ¿merecido?

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s