Gracias a la vida

Los 24 cuadros de Kiarostami se proyectaron por primera vez en mayo pasado, en el Festival de Cannes.

“El amor nunca muere; el amor continuará / El amor sigue latiendo cuando te vas”… Así dicen los versos de la canción Love never dies de Andrew Lloyd Webber, que Abbas Kiarostami eligió para musicalizar el último de los cortos que conforman su obra póstuma, 24 frames. Por si cupiera alguna duda sobre la intención de despedida, el realizador iraní incluyó en este cuadro final el ralenti de un apasionado beso ¿hollywoodense? y la legendaria placa The End. Con perdón de la herejía, en algunos espectadores la emotiva combinación evoca el recuerdo del legado de Alfredo a Totó en la a veces subestimada Cinema paradiso.

Kiarostami dedicó sus últimos tres años de vida a desarrollar este proyecto experimental cuyo título alude al estándar fundacional del cine, es decir, a la sucesión de 24 cuadros por segundo que provoca la ilusión de movimiento. En este caso, se trata de 24 cortos de cuatro minutos y medio de duración, a partir de un único plano fijo. El primero –una versión sutilmente animada de Los cazadores en la nieve de Pieter Bruegel ‘El Viejo’– parece adelantar una segunda intención del cineasta que falleció el 4 de julio de 2016: darle gracias a la vida como hiciera la gran cantautora chilena Violeta Parra.

Kiarostami animó la nieve, los pájaros, uno de los perros que Bruegel pintó en 1565. Dejó inmóviles a cazadores y campesinos, y en cambio agregó una hilera de vacas en movimiento. A la nieve, al ganado, a las aves, a los perros que intervienen en casi todos los demás cuadros, les sumó la lluvia, las nubes, el mar, lobos, ovejas, una pareja de leones.

El ser humano forma parte del decorado con menos frecuencia y, salvo por un par de excepciones, o bien inmóvil (como las presunta familia musulmana de la atípica postal parisina) o bien a partir de metonimias visuales (por ejemplo una secuencia de motos que circulan por el asfalto) y sonoras (el ruido de motosierras, de disparos de arma de fuego, de llaves que accionan la cerradura de una puerta). De manera progresiva, el realizador se muestra más agradecido a la naturaleza que a nuestra especie.

24 frames es un legado hermoso. Además de la estética visual de cada corto, cabe destacar la banda sonora también conformada por Caruso de Lucio Dalla, el Ave María de Franz Schubert y, vaya sorpresa, el tango Poema del uruguayo Francisco Canaro.

El ejercicio conmueve profundamente a los admiradores del autor de Copia certificada, Diez, El sabor de las cerezas, A través de los olivos, Primer plano. En cambio, es probable que las dos horas exactas que dura la proyección le resulten excesivas al público sin relación afectiva con el maestro iraní y/o indiferente al cine que algunos llaman “de contemplación”.

La obra póstuma de Kiarostami inauguró la cuarta edición del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires que se extenderá hasta el miércoles 2 de agosto en nuestra ciudad. Habrá una segunda proyección mañana sábado a las 20 en el cine Gaumont.

———
Aparte
En la función de apertura del cuarto FIDBA que tuvo lugar anteanoche en el centro cultural Caras y Caretas de la UMET, los espectadores volvimos a percibir el malestar que una parte de nuestra comunidad audiovisual expresa contra la alianza gubernamental Cambiemos, sobre todo desde el desplazamiento de Alejandro Cacetta del INCAA y Pablo Rovito de la ENERC. De hecho, una porción del público que asistió al pequeño acto previo a la exhibición de 24 frames osciló entre aplaudir a desgano y silbar al sucesor de Cacetta, Ralph Hayek. Más silbidos y una voz que gritó Mentira se hicieron escuchar al término de la proyección del corto del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales sobre el nuevo Régimen General de Fomento.

——————————————-
Contenidos complementarios
Panzada de cine documental
El viaje de Kiarostami
Copia certificada de Abbas Kiarostami (reseña)
Diez de Abbas Kiarostami (reseña)
En peligro

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s