Panzada de cine italiano

Del 2 al 8 de junio en el Village Recoleta.

Mañana viernes a las 14 arrancará la venta de entradas a las funciones de la cuarta Semana de Cine Italiano, que se extenderá del 2 al 8 de junio en Buenos Aires. Este año la muestra auspiciada por el Istituto Luce Cinecittà tendrá lugar, ya no en el Cinemark Palermo como fue costumbre, sino en el Village Recoleta. Por lo tanto, los espectadores reticentes a la compra online deberán dirigirse a las boleterías del complejo ubicado a escasas cuadras del histórico cementerio porteño.

Según adelanta este catálogo, son trece las películas programadas. Entre ellas cabe destacar el trabajo más reciente de Marco Bellochio, Fai bei sogni. También Lasciati andare con el camaleónico Toni Servillo; Pericle il nero con el buenmozón de Ricardo Scamarcio; el regreso de los científicos a lo Walter White de Smetto quando voglio, que Sidney Sibilia imaginó en Smetto quando voglio. Masterclass, y La guerra dei cafoni de Davide Barletti.

De Davide Barletti.

Este último largometraje se proyectó semanas atrás en nuestra ciudad, concretamente en la sección Hacerse Grande del 19 ° BAFICI. Como La guerra de los botones que Yves Robert filmó a principios de los años ’60, La guerra de los patanes también es la adaptación cinematográfica de una novela que gira en torno a dos bandas de pibes enfrentados.

El guión inspirado en el libro homónimo de Carlo D’Amicis propone una introducción ambientada en la Edad Media. Se trata de un relato breve que le da perspectiva histórica –y acaso política– a la crónica de un verano más o menos contemporáneo, donde una nueva generación de andrajosos resiste las bravuconadas de los herederos de los antiguos Signori.

Sólo dos adultos intervienen apenas en esta historia protagonizada por chicos no tan chicos. Los jóvenes actores de entre 10 y 17 años están estupendos. Para todos ellos éste fue su primer trabajo ante cámara, reveló Chiara Urgolini en el diario La Repubblica.

La guerra dei cafoni está hablada en italiano, en dialecto y un poquito en griego. La condición trilingüe aumenta el interés que despierta este encantador retrato de una infancia que a veces parece en vías de extinción.

Cuesta 130 pesos la entrada a la cuarta Semana de Cine Italiano. En cambio, la chequera de cinco tickets cuesta 575 y la chequera de diez, mil pesos.

——————————————-
Contenidos complementarios
– Sangre contestataria (reseña de Sangre de mi sangre de Marco Bellocchio)
Breaking bad all’ italiana (reseña de Smetto quando voglio de Sidney Sibilia)
Las reseñas que faltaban (en el marco del 19° BAFICI)

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s