Una ciudad de provincia, de Rodrigo Moreno

El documental de Moreno también compite en la sección argentina del 19º BAFICI.

Los perros que (también) dirigen el tránsito, las motos y motitos que circulan a toda hora, el bazar especializado en souvenirs, la partida de truco entre varones veteranos, la previa y el boliche de los jóvenes, el riego sistemático de las calles de tierra, el entrenamiento y un partido del equipo local de rugby, el patio transitado de la Municipalidad, los pescadores que todavía saben vivir del río, el pibe que da vueltas a la manzana en bicicleta. A partir de éstas y otras pinceladas, Rodrigo Moreno retrata una porción de la Argentina sin mucha relación ni con Buenos Aires ni con ese interior que los porteños solemos calificar de “profundo”.

Colón es la ciudad de provincia (Entre Ríos) que inspiró la nueva película –esta vez documental– del autor de El custodio y Reimon. La diversidad y la capacidad representativa de los momentos, persona(je)s, sonidos, paisajes capturados sugieren que el realizador hizo un trabajo de campo importante antes de ponerse a filmar.

Entre los momentos más entrañables del largometraje, figuran –por orden cronológico– la interpretación en vivo de un acordeonista muy entrado en años y su acompañante guitarrista en un programa de radio local; el diálogo rico en regionalismos y jugosos chismes familiares que dos mujeres mantienen mientras circulan en moto a muy baja velocidad; el advenimiento de una tormenta eléctrica sobre el río Uruguay; el reconocimiento de distintas especies de pájaros, a partir de su canto, por parte del mismo guitarrista.

Los pobladores de Colón notan la presencia de la cámara; algunos la miran como si fuera un forastero (y de hecho lo es). Ninguno, en cambio, le –por lo tanto nos– habla directamente. En otras palabras, Moreno prefiere compartir lo que él mismo observa y oye antes que pedirles testimonio. Desde este punto de vista el film se diferencia de otras documentaciones urbanas, por ejemplo, ésta sobre Burdeos que se proyectó en el BAFICI del año pasado.

En cambio es probable que, como en otros trabajos similares, aquí también la edición haya sido la instancia más ardua. En este punto corresponde elogiar el tino y la sensibilidad con la que Moreno –y los montajistas Martín Mainoli e Ignacio Masllorens– eligieron, estructuraron, articularon el (sin dudas abundante) material acumulado. Por esta razón, son altas las chances de que Una ciudad de provincia gane el premio no oficial que la Sociedad Argentina y la Asociación Argentina de Editores Audiovisuales entregarán al término de esta 19ª edición.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s