Clonar a Jacqueline

El film de Larraín compite por tres premios Oscar: a la Mejor Actriz Protagónica, al Mejor Vestuario, a la Mejor Música Original.
En pocos días, el film de Larraín competirá por tres premios Oscar: a la Mejor Actriz Protagónica, al Mejor Vestuario, a la Mejor Música Original.

‘Meticuloso’ es el adjetivo que mejor describe a Pablo Larraín como director de Jackie. De hecho el realizador chileno reconstruyó con pasmosa precisión los dos soportes mediáticos que sostienen este retrato ficcional de Jacqueline Bouvier de Kennedy: el reportaje exclusivo que la revista Life publicó quince días después de perpetrado el atentado fatal contra el esposo Presidente, y el Tour a la Casa Blanca que CBS News emitió un año antes. El problema con este talento es que a veces resulta contraproducente.

Jackie seguro impresionará a los espectadores familiarizados con el especial televisivo que Charles Collingwood condujo en febrero de 1962, y con el artículo que Theodore White escribió a principios de diciembre de 1963 tras su visita a la residencia de Hyannis Port. Este público conocedor celebrará tanto la impecable recreación de los entretelones de ambas producciones periodísticas (y de la transmisión en vivo del cortejo fúnebre) como la camaleónica conversión de Natalie Portman en la joven viuda del asesinado John Fitzgerald.

Sin dudas, la actriz se mueve y habla como Jacqueline se desenvolvía ante cámaras (atención a la imitación de esta recordada intervención en idioma español). Por otra parte, la vestuarista Madeline Fontaine y el equipo de maquillaje contribuyeron a engendrar la suerte de clon que el montajista Sebastián Sepúlveda habrá aprovechado al máximo a la hora de compaginar fragmentos de apariciones televisivas históricas con secuencias reconstruidas al pie de la letra.

La promesa de un retrato enmarcado por un momento preciso -en este caso, las horas inmediatamente posteriores al magnicidio cometido en Dallas- podrá llamar la atención del público alérgico a las biografías tradicionales. Pero, acaso por el empeño puesto en la elaboración de réplicas perfectas, Larraín desatendió la pretensión de una semblanza capaz de destacarse en la extensa lista de (tele)films dedicados a los Kennedy.

Los espectadores que desconocen el recorrido por la Casa Blanca y/o el reportaje incluido en este número monotemático de la revista Life encontrarán en Jackie una aproximación tan aparatosa como la mayoría de las biopics que narran una vida desde los años mozos hasta la vejez o muerte. La sensación de dejà vu aumentará ante el tenor de la conversación entre la protagonista y el sacerdote que interpretó el hace poco fallecido John Hurt.

Es posible que a estos mismos espectadores les resulte insoportable lidiar durante cien largos minutos con la voz debidamente afectada de Portman. Por si hiciera falta, vale aclarar que la culpa no es de la actriz sino del modo de hablar del personaje imitado.

Por razones obvias, la intensidad de los recuerdos en torno a la figura de Jacqueline Kennedy es mayor en Estados Unidos que en el resto del mundo. A lo mejor ese arrobamiento ayuda a explicar la abrumadora cantidad de críticas elogiosas que este largometraje cosechó en su país de origen así como las nominaciones a tres premios Oscar.

A principio de año, nuestra prensa anunció el desembarco local de Jackie para el 23 de febrero, pero hoy la versión en castellano de Film Affinity lo agenda para el 9 de marzo. Quizás nuestros exhibidores decidieron postergarlo porque quisieron evitar la superposición con esta otra película de Larraín, porque conocen los límites del interés argentino por los Kennedy, porque confían en que alguna eventual distinción de la Academia de Hollywood contribuirá a aumentar la relativa capacidad de convocatoria de un clon cinematográfico.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One thought on “Clonar a Jacqueline

  1. Era una mujer con un magnetismo tan especial, que creo muy dificil de imitar, para mi gusto perdio ese magnetismo cuando se caso con Onasis, pero sin embargo siguio siendo motivo de reportajes.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s