Delitos contra la integridad sexual de niños y adolescentes en Argentina. Aporte a la elaboración de una estadística oficial

Clic en la imagen para acceder al documento.
Clic en la imagen para acceder al documento original.

Ojalá el Cuadernillo N° 3 que Unicef Argentina presentó en noviembre pasado contribuya a la necesaria elaboración de una estadística oficial, y de envergadura realmente nacional, sobre delitos sexuales contra niños y adolescentes en nuestro país. Algo es seguro: el análisis de los datos que el programa ‘Las víctimas contra las violencias‘ relevó durante diez años ayuda a precisar el perfil de víctimas y agresores, y a identificar características locales de una problemática mundial.

Entre octubre de 2006 y agosto de 2016, el equipo especializado del programa que coordina Eva Giberti atendió a 9.986 víctimas de violencias sexuales en la Ciudad de Buenos Aires. El 52,5 por ciento eran niños y adolescentes. De este universo especialmente vulnerable, nueve de cada diez agredidos eran niñas y, dentro del segmento femenino, el 53 por ciento tenía entre seis y quince años de edad en el momento del ataque.

Entre enero de 2011 y junio de 2016 el programa atendió un total de 6.117 víctimas de violencias sexuales. De las denuncias relevadas en ese período surgen proporciones similares a aquéllas correspondientes al período más extenso: el 52,3% de las víctimas atendidas son niños y adolescentes; nueve de cada diez integrantes de este universo son de género femenino.

Entre los menores atendidos de principios de 2011 a mediados de 2016, 832 sufrieron victimizaciones anteriores al hecho denunciado. Las nenas de once a quince años constituyen la porción mayoritaria.

El 32,7 por ciento de las víctimas de género femenino (910 en total) y el 30,3 por ciento de las víctimas varones sufrieron violaciones vía vaginal, oral y/o anal. La violencia sexual más recurrente es el tocamiento por la fuerza.

Entre los menores asistidos en el período más corto, un 86,7 por ciento identificó al agresor. Las denuncias tomadas en 2011-2016 arrojaron las siguientes proporciones: el 94,8 por ciento de los agresores son varones; el 57 por ciento tiene más de 25 años (se desconoce la edad de un 22 por ciento); el 19,3 por ciento convive con la víctima.

El vínculo de los agresores varía según la edad y el género de las víctimas. De hecho, el 54 por ciento de los niños de hasta diez años son agredidos por familiares mientras que en la pubertad/adolescencia -de once a dieciocho años- suelen ser victimizados por desconocidos (42 por ciento). Entre las víctimas de género femenino, un 26,2 por ciento fue violentada por un amigo, vecino o conocido, y un 33,1 por ciento por un desconocido. El 33,2 por ciento de las agresiones tuvo lugar en el domicilio de la víctima.

En el 73,1 por ciento de los casos, fue la madre quien acompañó al menor a hacer la denuncia. Del total de denuncias registradas, el 55,9 por ciento fue presentada dentro de las 72 horas de producido el hecho, y un 20,5 por ciento hasta un mes después. La convivencia con el agresor influye en esta demora que limita la contención ofrecida a las víctimas: es tarde para proveerles los medicamentos de urgencia; el riesgo de revictimización aumenta; el acceso a la Justicia se dificulta.

El informe incluye una sección dedicada al análisis de las carátulas de los expedientes judiciales. Por lo visto, nuestra Justicia atrasa a la hora de tipificar los delitos sexuales contra niños y adolescentes, y de instrumentar los procedimientos legales correspondientes.

Clic en la imagen para acceder al documento.
Clic en la imagen para acceder al documento original.

Con la publicación de éste y otros documentos similares, Unicef Argentina pretende acompañar los esfuerzos de diversos organismos oficiales por presentar datos consolidados que contribuyan a la visibilización pública de las violencias ejercidas contra “niños, niñas, adolescentes (NNyA)” y mujeres en nuestro país. Para la elaboración del Cuadernillo N° 3, la filial local del organismo internacional convocó al programa ‘Las víctimas contra las violencias’, que cuenta con un registro propio, producto del relevamiento de las denuncias que psicólogas y trabajadoras sociales atienden -las 24 horas, los 365 días del año- en la Ciudad de Buenos Aires, desde 2006.

También en noviembre de 2016, Unicef Argentina publicó esta guía para tomar acciones y proteger a niños y adolescentes contra las violencias sexuales. “El mejor momento para hablarle a su hijo sobre abuso sexual es AHORA” resaltan sus autoras.

——————————————————————————————————
Contenidos complementarios
La lucha contra las violencias familiar y sexual, y el desafío de concientizar a las víctimas
– El programa ‘Las víctimas contra las violencias’ arranca en Misiones. ¿Indicio de federalización?
– El programa ‘Las víctimas contra las violencias’, bien de exportación
– Eva Giberti en Naciones Unidas

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s