Amor de ultratumba

El film de Andrizzi participó de la competencia Vanguardia y Género del 18º BAFICI.

“Un argentino viaja a Shanghai para filmar una comedia sobre el amor después de la muerte” suena a anuncio de periódico sensacionalista y/o a introducción de uno de esos chistes sobre nuestra idiosincrasia. Vale arrancar con este breve adelanto para llamar la atención sobre el largometraje atípico de Mauro Andrizzi que se estrenará pasado mañana en salas todavía por confirmar.

Algunos espectadores creemos reconocer en el título de la película Una novia de Shanghai– un eco de la comedia romántica que Madonna y Sean Penn protagonizaron justo treinta años atrás, Shanghai surprise, y que en nuestras salas se exhibió como Las aventuras de Madonna en Shanghai. Por suerte, la propuesta de Andrizzi sólo admite esta (descabellada) asociación mental con aquel esperpento de HandMade Films.

El realizador marplatense hace gala de coraje e ingenio con esta fábula que protagonizan dos linyeras pungas (o dos pungas linyeras) y el espíritu de un hombre muerto. Lo inspiran, de manera explícita, una antigua leyenda china y, tal vez, la voz cavernosa del Commendatore en el Don Giovanni de Lorenzo da Ponte y Wolfgang Amadeus Mozart, o la del padre del príncipe Hamlet, o la del periodista Joel Strombel que Woody Allen imaginó hace diez años para Scoop.

Antes de contar la historia de este otro morto che parla y sus dos asistentes vivos (atención a la doble acepción del término), Andrizzi filma novias chinas como para un documental. Los distintos registros de la costumbre de posar vestida de blanco, en la vía pública, con y sin el futuro o flamante esposo, adelantan cuán pintoresco -acaso mágico- es el lugar donde transcurrirá el relato principal.

Los contrastes típicos de una sociedad híper tecnologizada y a la vez fiel a creencias milenarias inspiran gran parte de los gags que protagonizan los vagabundos al servicio del Más Allá. El compromiso con una causa noble los convierte, además, en personajes entrañables que aumentan la simpatía de esta primera coproducción cinematográfica entre Argentina y China. Si el futuro nos depara otras, ojalá ofrezan la misma calidad.

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s