Gilda convoca; Miriam reivindica

Gilda se estrenó el jueves pasado en 276 salas nacionales.
Gilda se estrenó el jueves pasado en 276 salas nacionales.

Como todo retrato cinematográfico de un ídolo popular, Gilda. No me arrepiento de este amor conmueve más o menos según la relación afectiva que cada espectador mantenga con la figura homenajeada. Dicho esto, las virtudes de la película de Lorena Muñoz garantizan un mínimo de aprobación que cierta estrategia de marketing contribuyó a incrementar.

La cobertura que nuestra prensa le dedicó a la producción del film (en especial a la preparación de Natalia Oreiro para encarnar el rol protagónico) y la decisión de estrenarlo -en 276 salas nacionales- cuando se cumplen veinte años de la muerte prematura de la cantante popular tuvieron algo que ver con el éxito de taquilla anunciado antes de ayer: 150.235 espectadores en las primeras tres jornadas de exhibición (40 por ciento del público total).

Al margen de la campaña promocional, el largometraje presenta tres virtudes fundamentales. La primera deriva de la decisión narrativa de describir la conversión de Miriam Alejandra Bianchi en Gilda. La mirada puesta en la mujer antes que en el ícono distingue a esta biografía del -en general indigesto- ejercicio hagiográfico. En este caso, el tributo gira en torno a una maestra jardinera, casada, madre de dos hijos, que se atreve a cambiar el rumbo de su vida por amor a su verdadera vocación, y en contra de vacilaciones propias, mandatos familiares y sociales, fórmulas y matufias comerciales.

La segunda gran virtud radica en la conformación del elenco que encabeza Oreiro. Además de la actriz y cantante uruguaya, artífice de un mimetismo asombroso, se destacan Javier Drolas en la piel del tecladista, compositor y socio artístico Toti Giménez, Lautaro Delgado y Susana Pampín como el esposo y la madre de Miriam, Ángela Torres a cargo de la versión adolescente de la protagonista, Roly Serrano y Daniel Valenzuela en tanto barones non sanctos del mundillo de la bailanta.

El tercer acierto da cuenta del coraje de Muñoz, que se animó a recrear las canciones más famosas de Gilda, con el consabido riesgo de ofender la memoria de los admiradores y de fastidiar a los espectadores no fanáticos. En este punto corresponde volver a elogiar la elección de Oreiro, y el desempeño de la actriz-cantante en las escenas de ensayos y recitales.

La secuencia inicial del traslado del féretro, aquéllas que describen la relación con el público (en especial la reedición del mini-recital en una penitenciaría), la composición del momento previo al choque fatal expresan el amor, la admiración y el respeto que guiaron la realización de esta aproximación escrita, protagonizada y dirigida por mujeres. Dicho sea de paso, algunos explicarán a partir de este dato el sesgo feminista del film.

Muñoz, Oreiro, la guionista Tamara Viñes cierran su tributo con la interpretación de No es mi despedida, no tanto para explotar el carácter premonitorio que se le atribuyó a esa canción, sino para subrayar la vigencia de Gilda. A veinte años de su deceso, la cantante conserva intacta su capacidad de convocatoria e inspira nuevas razones para (volver a) admirarla.

Es posible entonces que el protagonismo acordado a Miriam Bianchi también constituya una apuesta estratégica a las expectativas de una opinión pública sensible a las movilizaciones ciudadanas de 2015 y 2016 contra los mandatos patriarcales que siguen violentando a las mujeres argentinas. Desde esta perspectiva, Gilda. No me arrepiento de este amor le debe una porcioncita de su éxito al alcance de la consigna #NiUnaMenos.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “Gilda convoca; Miriam reivindica

  1. Hola María, como uruguaya me fui de cabeza a verla por Natalia, y porque leí antes tu comentario, me entretuvo,me resultó muy agradable, sin toques melodramáticos, el don curativo que se le atribuye está mencionado al pasar como anecdota y los terribles momentos de la despedida frente al cajon se ven amortiguados con esa visión desde adentro del coche, y finalmente termina cantando, no apela a al melodrama creo que es un buen producto y nuestra Natalia se luce

  2. ¡Beatriz! ¡Qué bueno reencontrarte en Espectadores! Como bien decís, Gilda. No me arrepiento de este amor es un buen producto. Entre otros méritos, no recurre al melodrama fácil y supo elegir a LA actriz y cantante para el rol protagónico: Natalia Oreiro. Te mando un abrazo rioplatense.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s