La memoria en concreto

El documental de Díaz se exhibirá en el Malba y en el cine Gaumont.
El documental de Díaz se exhibirá en el Malba y en el cine Gaumont.

“Necesitamos a ese chico curioso y al adulto dispuesto a contar qué pasó” escribió Gustavo Nielsen en abril de 2015, en este artículo sobre el Monumento Nacional a las Víctimas del Holocausto Judío que concibió, diseñó y montó con su socio Sebastián Marsiglia. Más de un año después, el texto del escritor y arquitecto porteño suena a anticipo del documental que muestra el proceso de creación y apuntalamiento del memorial ubicado en la Plaza de la Shoá y que -a tono con el pedido de jóvenes con preguntas y de mayores con recuerdos- también registra algunos de los encuentros intergeneracionales auspiciados por el Proyecto Aprendiz.

Monumento se titula el largometraje de Fernando Díaz, que se estrenará este jueves en el cine Gaumont, y que también se proyectará en el Malba los sábados a las 20. Desde el punto de vista técnico, es impecable la factura de este primer documental escrito y dirigido por el autor de las ficciones La extranjera y Plaza de almas.

Antes de presentar la evolución del trabajo de Nielsen-Marsiglia y los testimonios de cuatro sobrevivientes recabados en el marco del mencionado Proyecto Aprendiz, el realizador repasa el origen etimológico del sustantivo ‘Monumento’ y recuerda algunas de las piezas más reconocidas en Occidente. La introducción que el actor Juan Palomino lee en off finaliza con una pequeña muestra de memoriales erigidos en honor a las víctimas del genocidio que perpetraron los nazis.

Cuando se concentra en los 114 cubos dispuestos en la Plaza de la Shoá, Díaz les da prioridad a los procesos de diseño e instalación de cada bloque de cemento. De manera muy sintética, el realizador cuenta la historia administrativa que empezó en 1996, cuando nuestro Congreso Nacional sancionó la ley que dispuso la construcción de un monumento conmemorativo del Holocausto judío, prosiguió en 2009 con el concurso que Nielsen y Marsiglia terminaron ganando, y finalizó en enero pasado con la inauguración de la obra.

Acaso por temor a desvirtuar la intención noble del film -reivindicar el ejercicio de memoria colectiva para evitar la proliferación de genocidios-, Díaz dejó de lado las internas políticas que demoraron un año la realización del último acto oficial. En cambio, sí filmó una reunión donde algunos sobrevivientes objetaron las características del monumento (aquellas críticas parecen haber inspirado el artículo que Nielsen escribió en abril de 2015).

La película de Días se estrena siete meses después de la inauguración del monumento.
La película de Díaz se estrena siete meses después de la inauguración del monumento.

El encuentro entre la joven Wanda Holsman y el sobreviviente Mendel Zelcer abre un abanico de testimonios de otros sobrevivientes del Holocausto radicados en Argentina y de sus descendientes nacidos y criados aquí. Los fragmentos de este gran relato oral se articulan a la par de la colocación de los cubos de concreto en la plaza porteña.

Por si el homenaje a las víctimas de la Shoá pudiera resultar incompleto, Díaz filma la visita de Wanda a Auschwitz. El triunfo de la memoria se refleja en la luz de la vela que la muchacha enciende en ese campo de exterminio.

Mientras acompaña el avance del emplazamiento de la obra, la cámara apunta varias veces a la cúpula del Centro Cultural Islámico ‘Custodio de las Dos Sagradas Mezquitas Rey Fahd‘ que asoma en el cielo. Esta referencia a la presencia de la colectividad árabe en el mismo barrio de Palermo evoca el recuerdo de que la convivencia intercultural, interracial, interreligiosa es un antídoto efectivo contra la conformación de corazones prejuiciosos y mentes genocidas.

Se equivocan los lectores que entiendan que Monumento se circunscribe al drama que el pueblo judío sufrió más de medio siglo atrás a manos de los nazis. Quizás porque anticipó la posibilidad de ese reproche, Díaz se preocupó por incluir entre los sobrevivientes entrevistados a aquél que traza una línea histórica entre los alambres de púa colocados por los subalternos de Adolf Hitler y aquéllos que el Estado de Israel utiliza contra los palestinos.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s