Sangre contestataria

El film de Bellocchio se proyecta en Buenos Aires por tercera vez.
El film de Bellocchio desembarca hoy, por tercera vez, en Buenos Aires.

Tras haber pasado por el 18° BAFICI y por la tercera Semana de Cine Italiano en Buenos Aires, hoy desembarca en las salas porteñas la anteúltima película del prolífico Marco Bellocchio. Sangre de mi sangre se titula esta ficción que ganó el premio FIPRESCI en el Festival de Venecia del año pasado, y que se divide en dos episodios: uno transcurre en el siglo XVII y el otro, en nuestro presente.

El realizador de 76 años ambienta ambos relatos en un convento de Bobbio, al norte de Italia. En el primero, recrea el encierro y demás castigos infligidos a una bella joven que presuntamente pactó con el Diablo, y luego sedujo y empujó al suicido a un alto clérigo. En el segundo imagina la reclusión de un viejo conde noctámbulo perseguido por el abogado de un millonario ruso que quiere comprar a toda costa el mencionado claustro, ahora abandonado a la buena de Dios (o del Estado italiano).

Como antaño la Iglesia, hoy el poder económico dicta la norma y despoja a quien se le resiste. Ésta es una moraleja posible para Sangre de mi sangre.

Bellocchio sella la articulación entre Edad Media y presente con la impresionante versión que el coro belga Scala & Kolacny Brothers hizo de ‘Nothing else matters’ de Metallica. “Tan cerca, sin importar cuán lejos” reza la canción que la banda de thrash metal incluyó en su Álbum Negro de 1991. El verso sintetiza la postura del cineasta sobre la relatividad de la distancia temporal o, dicho de otro modo, sobre la perennidad de algunos fenómenos que no cambian o sólo parecen cambiar.

En algún punto, Sangre de mi sangre evoca el recuerdo de este pasaje que el penalista y ex juez supremo Raúl Zaffaroni escribió para La cuestión criminal: “Los discursos legitimantes del poder punitivo de la Edad Media están plenamente vigentes, hasta el punto de que la criminología nació como saber autónomo en las postimetrías del Medioevo y fijó una estructura que permanece casi inalterada y reaparece cada vez que el poder punitivo quiere liberarse de todo límite y desembocar en una masacre”.

Fiel a su costumbre de realizar film-ensayos, Bellocchio coquetea en su anteúltimo trabajo con un vampirismo irreductible al género fantástico. De esta manera, el autor de I pugni in tascaVincere nos recuerda -por si lo hubiéramos olvidado- que su cine es siempre político… y contestatario.

El estreno italiano de Sangue del mio sangue tuvo lugar en septiembre de 2015. Para ese entonces, Bellocchio ya había terminado de filmar su película más reciente, Fai bei sogni (Soñá lindo o Dulces sueños), que se proyectó por primera vez en mayo de este año en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes.

————————————————————————————————————
Contenidos complementarios

– 18° BAFICI. El sabor del (re)encuentro
– Andiamo al cinema!
– Vincere de Marco Bellocchio (reseña)
– El poder punitivo según Zaffaroni

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s