Grilletes de locura y muerte

Valentín Javier Diment presentó su film en el 18º BAFICI. El jueves próximo lo estrenará en el cine Gaumont.
Diment presentó su film en el 18º BAFICI. Lo estrenará el jueves 16 en el Gaumont.

“Esto es culpa de Dios, de todos los seres humanos” advierte el cura del pueblo con la intención de escabullirse por la hendija individual y salvadora que cree vislumbrar entre el capricho divino y la psicología de las masas. Por el destino que les impone a éste y a los demás personajes de El eslabón podrido, da la sensación de que el realizador Valentín Javier Diment disiente con el sacerdote que él mismo encarna.

Las cadenas se rompen en algún lugar intermedio antes que en los extremos. Por eso resulta infructuosa la ocurrencia de trasladar al Señor y al desquicio gregario la responsabilidad que les cabe, uno por uno, a los habitantes de El Escondido.

En la expresión uno por uno radica la clave del relato sórdido que Diment escribió con Sebastián Cortés, Martín Blousson y Germán Val. Antes de convertirlo en fenómeno colectivo e imparable, los guionistas describen el proceso de putrefacción en cada miembro de otro “pueblo chico, infierno grande” según dicta el refrán.

Como Albertina Carri cuando filmó La rabia, este otro realizador argentino encuentra en nuestro campo bonaerense los elementos propicios para desarrollar una fábula sobre los bajos instintos de la condición humana. Sin dudas, El eslabón podrido también tira por la borda el estereotipo del ámbito rural como reserva de salud física, mental, moral de nuestra nación.

Son tres los mayores aciertos de esta propuesta que desembarcará el jueves próximo en el cine Gaumont, luego de su paso por el 18° BAFICI: la -muy estimulante- dosificación del suspenso y de la violencia; la atinada selección de actores (Marilú Marini, Paula Brasca, Luis Ziembrowski, Germán de Silva se destacan en un elenco sin fisuras) y el despliegue de cierto humor negro (que limita las similtudes con el mencionado largometraje de Carri).

“¿Sos Dios o sos humano?” le pregunta Raulo a todo aquél que considera mínimamente responsable de la desdicha que recayó sobre él y su amada hermana. No hay respuesta -ni por lo tanto hendija- salvadora para el falso dilema derivado de la retórica clerical. Éste es el mejor remate para una historia de esclavos cuyas cadenas sólo se rompen porque se pudren, y aún así siguen sujetando las almas de sus desgraciados portadores a grilletes de locura y muerte.

————————————————————————————————————
Contenidos complementarios
 Presentaron el 18° BAFICI
 La rabia de Albertina Carri (reseña)

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s