Vecino molesto

La película de Munteanse proyectó en el 18º BAFICI con el título 'El vecino' a secas.
Afiche internacional.

Después de varias postergaciones, El vecino se estrenó por fin en Buenos Aires. El sexto largometraje del rumano Radu Muntean desembarcó ayer jueves en nueve salas comerciales, y con un afiche distinto de aquél diseñado for export. Mientras éste muestra al protagonista sentado al lado de la mesada de su cocina, con el rostro lastimado, mirando a cámara, la versión para audiencia hispanoparlante lo retrata a mayor distancia en un pasillo del edificio donde vive con su esposa e hijo. De pie, a la altura de la puerta de un departamento sellado con faja policial, el hombre mira hacia arriba por el hueco de la escalera, en busca de algo o alguien.

El primer afiche ilustra mejor la invitación del realizador: seguir de cerca la difícil convivencia que Sandu Patrascu mantiene con su propia conciencia desde que se sospecha único testigo -y cómplice por omisión- de un presunto femicidio.

En esta entrevista que le concedió a Diego Brodersen para Página/12, Muntean explicó la “razón principal” por la cual se dedica al oficio cinematográfico: “poner al espectador en un lugar de incomodidad, no porque yo sea sádico sino porque creo en ver la vida de otra forma, en correrse de esa zona de confort que tal vez sea demasiado acogedora para la mayoría de nosotros”.

Afiche promocional del estreno porteño.
Afiche promocional del estreno porteño.

El vecino perturba porque nos arroja al mar de incertidumbre y remordimiento que amenaza con engullir al protagonista. Lo que realmente ocurrió en “el piso de abajo” (dicho sea de paso, éste es el título original del film) importa menos que lo que este gestor de trámites para el registro automotor cree que sucedió.

El guión que Muntean escribió con Alexandru Baciu y Razvan Radulescu nos interpela por partida doble. Por un lado nos desafía a resolver la muerte dudosa de la joven que vivía tras la puerta incluida en el afiche en castellano. Por otro lado nos pregunta qué haríamos ante la cuasi certeza de que se trató de un asesinato perpetrado por otro vecino del edificio [El póster más explícito adelanta que éste es “un thriller psicológico al estilo de (Alfred) Hitchcock“].

Intervenir o callar, ésta es la cuestión para el realizador rumano. Como además señala unos cuantos indicios de misoginia en la Bucarest contemporánea, quizás haya que celebrar que el estreno porteño de su película se haya demorado lo suficiente como para coincidir con la segunda edición de la marcha #NiUnaMenos.

————————————————————————————————————
Contenidos complementarios
– El vecino de Radu Muntean (reseña publicada en el marco del 18º BAFICI)
– Volvamos a gritar… y recordemos los versos de un legendario rap

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s