El duelo de un hijo

Del 4 de junio al 2 de julio, todos los sábados a las 20 en el Malba.
El segundo largometraje de Crespo se proyectará en el Malba los sábados a las 20, del 4 de junio al 2 de julio.

Eduardo Crespo nació en la localidad entrerriana de Crespo, y cuando se mudó a la Ciudad de Buenos Aires recaló sin proponérselo en el barrio de Villa Crespo. Estaba preparando un documental sobre la actividad avícola en su pueblo natal cuando le anunciaron la muerte repentina de su papá. Esa misma película también giraría alrededor de Crespo padre, veterinario especializado en la cría de pollos.

El guadañazo de la Parca le dio otro impulso al proyecto cinematográfico. De hecho Crespo (La continuidad de la memoria) es una aproximación al vínculo que los seres humanos sostenemos en el tiempo con nuestra familia y lugar de origen.

Cierta tensión entre destino y voluntad atraviesa el guión que Eduardo escribió junto con Santiago Loza y Ariel Gurevich. Por un lado, algunos acontecimientos son mencionados como indicios de un mandato superior (a los enumerados en la introducción de esta reseña, se suma un incidente casi mortal en el mar). Por otro lado, el film señala la posibilidad de enfrentar esos imponderables, y así evitar someterse totalmente a la tiranía divina o del azar.

EC se las ingenia para filmar a su padre; lo reencuentra en videos caseros, fotos, discos, libros, y en los recuerdos de su propia madre, ahora viuda. De esta manera, le rinde un tributo que habría resultado extemporáneo en el proyecto original.

No es casual que el realizador le preste especial atención al scoutismo de su progenitor. En la puja entre destino y voluntad, la vocación de servicio y el gusto por la exploración inclinan la balanza a favor de la segunda.

La memoria como refugio mental contra el dolor que provocan las ausencias impuestas por el paso del tiempo y por la muerte constituye un segundo gran tema de este ejercicio eminentemente autobiográfico, aunque también atento a otra experiencia: la de un congénere y coterráneo que transita el duelo por el deceso de su propio padre. Sin dudas resulta conmovedor asistir al encuentro de estos dos varones adultos empecinados en mantener vivo el vínculo filial-paterno.

“La gente sólo muere cuando la olvidan”, escribió Isabel Allende en uno de sus libros (¿Paula o Eva Luna?). Más de un admirador de la autora chilena recordará esa frase cuando mire esta película.

Crespo (La continuidad de la memoria) se proyectó por primera vez en el 18° BAFICI; de hecho participó de la competencia de largometrajes argentinos. Hasta el 2 de julio, se proyectará todos los sábados a las 20 en el Malba.

————————————————————————————————————
Contenidos complementarios
– Presentaron el 18° BAFICI
– Doce casas de Santiago Loza
– Mi padre

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s