Francofonia, de Aleksandr Sokurov

Cobertura de Espectadores.
Cobertura de Espectadores.

Mientras habla por Skype con el capitán de un barco cargado de obras de arte que zozobra en alta mar, Aleksandr Sokurov evoca la ocupación nazi de París e invita a imaginar la llegada de Franz Graf Wolff-Metternich al Louvre y la forzada convivencia laboral con el director francés del museo, Jacques Jaujard. A caballo de la ficción y del documental, el cineasta ruso conduce Francofonia, tributo a una de las catedrales más importantes del acervo cultural occidental.

Sokurov aprovecha la videoconferencia para simular una charla académica sobre el arte en general y los museos en particular. Quizás para ilustrar la idea de que éstos constituyen el último bastión de nuestra civilización, elige reeditar un episodio histórico que -para escándalo de más de un espectador- relativiza la barbarie nazi o, en palabras más elegantes, señala la paradoja de un régimen genocida con sensibilidad artística.

En principio, la nueva película de Sokurov se estrenará el 26 de mayo en las salas porteñas.
En principio, la nueva película de Sokurov se estrenará el 26 de mayo en el circuito comercial porteño.

De hecho, Sokurov deja muy en claro la orden de Adolf Hitler a Wolff-Metternich: preservar el patrimonio cultural de la Francia ocupada en tanto refugio de la civilización occidental. El realizador también recuerda que el Führer no tuvo la misma consideración con Rusia, en especial con el Museo del Hermitage.

Aleksandr reconstruyó la ocupación nazi de París articulando fotos y filmaciones inéditas con un ejercicio ficcional que protagonizan Benjamin Utzerath en el rol del enviado alemán y Louis-Do de Lencquesaing, en el de Jaujard. De las escenas que transcurren en el Louvre también participan Vincent Nemeth y Johanna Korthals Altes: el primero encarna a Napoleón Bonaparte; la segunda a la representación humana de la République, Marianne.

La coincidencia espacio-temporal de estas dos figuras emblemáticas de Francia invita a pensar los museos como un «no-lugar» en palabras del antropólogo Marc Augé. O, como sugiere Sokurov, en una burbuja inmune a la ferocidad de la Historia.

Francofonia se proyectó fuera de competencia en el 18º BAFICI. Si el cronograma porteño de estrenos cinematográficos no cambia a último momento, desembarcará en nuestras salas comerciales el jueves 26 de mayo próximo.