Las Lindas, de Melisa Liebenthal

Cobertura de Espectadores.
Cobertura de Espectadores.

Si Simone de Beauvoir siguiera viva y le prestara atención a la movida cultural porteña, seguro habría celebrado el premio que el jurado del 18º BAFICI le otorgó a la directora de Las Lindas. Es que el ejercicio autobiográfico de Melisa Liebenthal ilustra con inteligencia, sensibilidad, honestidad, sentido del humor la teoría de la ensayista francesa sobre la condición femenina en tanto construcción social y cultural.

Liebenthal encontró la materia prima de su trabajo en fotos y videos hogareños que ella y sus amigas de la infancia tomaron y grabaron en tiempos de niñez y adolescencia. Alrededor de estos testimonios, giran la voz en off de la directora y las conversaciones que mantuvo y filmó con esas mismas chicas, a esta altura veinteañeras. El pasado reciente recupera actualidad, e invita a reflexionar sobre el proceso que De Beauvoir definió con la célebre frase “No se nace mujer; llega uno a serlo”.

Por este film, Melisa Liebenthal fue elegida "mejor directora" de la competencia argentina del 18º BAFICI.
Por este film, Melisa Liebenthal fue elegida “mejor directora” de la competencia argentina del 18º BAFICI.

El maquillaje, la vestimenta, la sonrisa, el cabello largo, el tono de voz, la depilación, la relación con el sexo opuesto son algunos de los mandatos que la realizadora analiza como si practicara una vivisección, en este caso del estereotipo de la femineidad en el siglo XXI. Aunque rara vez abandona el uso de la primera persona (en singular y en plural), se las ingenia para evitar el riesgo que corren los autores de ejercicios similares: quedar atrapados en el pantano autorreferencial.

Los documentales autobiográficos son moneda corriente en el BAFICI así como en la mayoría de los festivales de cine independiente. Tal vez porque vivimos en una sociedad cada vez más entusiasmada con las selfies, son numerosos los aspirantes a cineastas que presentan películas egocéntricas.

Al margen del reconocimiento que obtiene ese debut, son escasos los jóvenes directores que vuelven al ruedo con una propuesta superadora del relato autorreferencial. Es posible -algunos espectadores deseamos- que Liebenthal integre esa lista, dadas las virtudes prometedoras de Las Lindas.

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s