Romántico italiano, de Adriano Salgado

Cobertura de Espectadores.
Cobertura de Espectadores.

Con Romántico italiano, Adriano Salgado conquista un poco más a los espectadores que lo descubrimos el año pasado, cuando estrenó en la Ciudad de Buenos Aires el primer largometraje que escribió y dirigió: La utilidad de un revistero. Por ahora a través del 18º BAFICI, nos regala un segundo homenaje al artificio cinematográfico, tan ingenioso y amoroso como su predecesor, pero esta vez con la apariencia de un documental que se anuncia espontáneo.

El prólogo sobre el (resistido) uso de la voz en off, sobre el reconocimiento inexorablemente tardío de las anécdotas, sobre la conveniencia de registrarlo todo por las dudas adelanta la intención de (volver a) jugar con el lenguaje cinematográfico, eso sí, sin que se note. Salgado simula entonces la filmación al aire libre y en tiempo real de hecho fortuitos, en principio insignificantes.

El film de Salgado participa de la competencia latinoamericana del 18º BAFICI.
Este film participa de la competencia latinoamericana del 18º BAFICI.

En realidad, el tema por excelencia es el séptimo arte. De hecho, la cámara deambula por Mar del Plata mientras transcurre la edición más reciente del festival de cine que se desarrolla en esa ciudad cada noviembre, y con la excusa de recuperar el micrófono inalámbrico que la actriz Camila Tóker se llevó sin darse cuenta al término de la breve entrevista que le hizo una periodista venezolana y que filmó… Salgado.

Como todo lo que se refleja en la pantalla grande, la espontaneidad anunciada también es pura ilusión. El talento de este sonidista de sólida trayectoria consiste en hacer pasar como improvisado -si se quiere azaroso- un trabajo articulado de manera minuciosa y con finísimo sentido del humor.

A través de este ocurrente simulacro del “grado cero” del lenguaje audiovisual, Salgado le declara amor eterno al cine. Sin dudas, el romántico -de evidente ascendencia italiana- es el propio Adriano.

————————————————————————————————————
Contenido complementario
– Juego de ilusiones (reseña de La utilidad de un revistero)

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s