Juego de espejos

La opera prima de Adriano Celentano desembarca mañana en el Cento Cultural San Martín.
La opera prima de Adriano Salgado se proyecta en el Gaumont a diario, en las funciones de las 13 y las 19.30.

Tras su paso por el Centro Cultural San Martín en agosto del año pasado, ayer desembarcó en el cine Gaumont La utilidad de un revistero, película argentina con atributos cada vez más infrecuentes en el cine contemporáneo, vernáculo y extranjero. Algunos compatriotas también recordarán su presentación promisoria en el Festival de Mar del Plata de 2013, donde fue distinguida por partida doble: como ganadora de la competencia nacional y con el premio DAC al mejor director.

Adriano Salgado es el autor de esta crónica de un encuentro breve entre dos mujeres que nunca se vieron hasta que un tercero (el tío de una de ellas) las pone en contacto. La sobrina -veinteañera- dibuja y busca trabajo; su interlocutora -de treintaylargos– precisa ayuda para terminar la escenografía y el vestuario de una obra de teatro.

La película dura casi dos horas, un poquito más de lo que se extiende la entrevista informal en casa de Ana. El pequeño living-comedor es el único escenario por donde la anfitriona y la joven postulante, Miranda, se desplazan apenas.

A Salgado le bastan dos actrices (eso sí, de fuste) y la colocación estratégica una sola cámara fija, un espejo, un buen set de luces y micrófonos para sacarle el jugo a un guión hecho con sentido del humor y mucha minuciosidad. De a poco, el encuentro circunstancial se revela como fachada de un ejercicio narrativo cuyo tema principal es el cine o, mejor dicho, el artificio cinematográfico.

Yanina Gruden y María Ucedo sostienen con total naturalidad la omnipresencia escénica de Ana y Miranda. Crecen las actrices y crecen los personajes a medida que el juego de Salgado avanza. La crónica del encuentro abre paso a otros relatos: desde la síntesis de la obra de teatro en cuestión (una versión aggiornada y argenta de Caperucita roja) hasta la enumeración de consejos prácticos sobre sexo oral.

Al término del largometraje, en la instancia de los créditos de cierre, Salgado regala un último guiño que confirma que el cine es -ante todo- un compendio de trucos de magia. A menor cantidad de recursos disponibles, mayor es el desafío de encantar al público, de hacerlo participar de un juego de espejos con final abierto.

La utilidad de un revistero les resultará todavía más ocurrente a los espectadores que nunca vieron La tarea de Jaime Humberto Hermosillo. Quienes sí conocen la película que el realizador mexicano filmó 24 años atrás podrán transitar tranquilos el camino inevitable de la comparación: la experiencia no provoca daños colaterales.

————————————————————————————————————
Contenido complementario
– Deshora de Bárbara Sarasola-Day, con María Ucedo

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s