Va a estar buena la Argentina

Mañana se cumplen tres meses de la asunción presidencial de Mauricio Macri. La mitad de los argentinos celebra los primeros resultados del cambio.
A tres meses de la asunción presidencial de Mauricio Macri, todavía es grande el entusiasmo que provoca “la Argentina del cambio”.

Para las grandes agroexportadoras.
Para las importadoras de igual tamaño.
Para las corporaciones multinacionales.
Para empresas y particulares que especulan con la compra-venta de dólares.
Para los tenedores de bonos defaulteados.
Para los administradores del capital golondrina.
Para los bancos lavadores de riquezas non sanctas.

Para los formadores de precios.
Para los que viven de rentas.
Para los patrones gustosos del negreo.
Para los blanquitos que quieren al negrito sin netbook, apenas escolarizado, pala en mano, agradecido y sumiso -si es necesario- a punta de pistola Taser.

Para los periodistas obsecuentes con sus empleadores ahora oficialistas.
Para los lectores, oyentes, televidentes que creen en la hidalguía republicana de las estrellas que brillan en el firmamento mediático.

Para negacionistas y relativizadores de un pasado signado por un plan sistemático de aniquilación de personas.
Para los espíritus solidarios con los verdugos encarcelados.
Para los ciudadanos que creen en la existencia de una Justicia independiente.

Para los que celebran la recuperación de cierto lugar en el mundo, por indicación de los dueños del mundo.
Para los que reivindican el origen europeo por encima de la raíz americana.
Para los que distinguen entre nacionalidades de primera y de segunda (o de cuarta).

Para los que aplauden una reestructuración del Estado funcional a intereses empresarios y de particulares asociados.
Para los que sólo reconocen marcas de ideología y politización en quien piensa distinto.
Para los que le temen al caudillaje provinciano.
Para los integrantes del arco opositor amigable.

Para los ciudadanos sensibles a un solo tipo de inseguridad.
Para los corruptos bien encumbrados y ladrones de guantes blancos.
Para los que aceptan la abolición de derechos en nombre de la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo internacional.

Para los que consideran un gasto -o una oportunidad de negocios- la inversión en educación y salud públicas.
Para los flamantes funcionarios que denuncian el nepotismo de la gestión anterior mientras les asignan cargos públicos a socios históricos, amigos, familiares.

Para estos actores nacionales y extranjeros, va a estar buena la Argentina que Mauricio Macri empezó a enderezar en cuanto asumió la Presidencia de la Nación. Mañana contaremos tres meses desde aquel 10 de diciembre bisagra que otra gran porción de individuos y colectivos considera el principio de un proceso regresivo (y represivo) brutal.

————————————————————————————————————
Contenidos complementarios
– South America
– Renovación de votos
– Midamos la grieta
– La amenaza del caudillo
– Resistir el cambio regresivo
– Respuesta a Mauricio
– Comprate una picana. El negocio de la inseguridad y su merchandising
– Desdoblamiento periodístico en torno a la inseguridad
– Conectar Igualdad en el Huffington Post

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

13 thoughts on “Va a estar buena la Argentina

  1. Muy bueno, María. Preciso y rotundo. Yo estoy absolutamente desolada frente a este paisaje. Alienada. Sin palabras. Te mando un abrazo.

  2. Me cuesta mucho escribir sobre la realidad nacional, Caro. Un poco porque también me siento desolada; otro poco porque me supera la vertiginosidad de los hechos que -a mi juicio- dan cuenta de la debacle.
    Gracias por tu comentario. Yo también te mando un abrazo.

  3. con ganas de llorar…cada una de las lineas me duele en el alma. y solo van 3 meses de este infierno..

  4. Es una lista bien detallada de las heridas que le están/estarán infringiendo a nuestro pueblo…
    Es muy doloroso. Dicen que la lección marcada a fuego es la que se aprende… cuánto más nos tenemos que quemar para aprender?

  5. Ayer sacaba la cuenta: quedan tres años y nueve meses de mandato, Cynthia. Si el primer trimestre nos pesa (y duele) de esta manera, imagínate cómo vamos a llegar a 2019.

    Daniela, yo creí que habíamos aprendido de las enseñanzas que nos dejó -por lo menos- la crisis de fines del siglo XX, principios del XXI. Por lo visto necesitamos repasar políticas ya implementadas para recordar cuánto daño causaron.

    Un abrazo a ambas.

  6. A pesar de esta larga lista y de otras aun más largas que pudieran confeccionarse hay una sola cosa que no puede dejar de hacerse y es seguir luchando. Somos generadores, hijos y/o nietos nacidos en medio de esta lucha que nació con la Patria hace más de doscientos años y que celebrará -lamentablemente- bajo este gobierno los 200 años del 9 de Julio de 1816. Nunca resignamos ni resignaremos nuestro puesto de lucha, nos lo señalaron nuestros mayores y así debemos continuar haciéndolo hasta que la Patria deje de ser colonia, anglo-norteamericana. Los cipayos hacen la suya y embaucaron a más de la mitad del electorado, pero una mayoría circunstancial no impedirá la continuidad del ciclo liberador que recorrió nuestra Patria Grande. ¿Que vienen por todo?, sí puede ser cierto, pero nos deben encontrar en nuestros puestos de lucha dispuestos a todo, que les quede bien clarito: Si vienen por todo se encontrarán con TODOS. Allí veremos quienes somos los Más y quienes los menos. Perder la esperanza es dar la vida a cambio de nada, y la vida a NOSOTROS nos la van a tener que arrancar, ¡no se la vamos a dar!-

  7. Qurida María: quisiera tener la palabra que atemperara su espíritu. En Política, como en muchas cosas, nada es para siempre. Ánimo.

  8. Querido Julito… Tristes, sí. Resignados, no.
    Nada es para siempre, estimado Jesús. Pero cómo cuesta el ‘mientras tanto’…
    Un abrazo a ambos.

  9. Sólo un macrista confeso podría no estar triste, deprimido o enojado con la situación actual. Recién en el super una mujer se quejaba del costo de un bife que no podía cargar en su carrito; le digo: Y voten a Macri!. Me respondió: Macri no es el culpable!. Me reí y le dije: Vea Sra. no es un acto religioso, para usar la palabra “culpa”, en todo caso es un acto de responsabilidad, o de irresponsabilidad política. Me miró como si yo fuera un marciano… En fin: Resignación ¡Jamás! Acuerdo total. Abrazo fuerte-

  10. Hola, Maria! Saudades! Juntos en esta misma lucha. Acá en mi país, Brasil, la derecha que perdió las elecciones de 2014 intenta desde entonces impedir Dilma de governar y ahora intenta un golpe al estilo paraguayo (en el Congreso). Ayer vi la pelicula ‘Lluvia’ y me acordé de tu blog, que es divino!
    Abrazos cariocas
    Flávio Prieto

  11. ¡Flávio! ¡Qué alegría volver a leerte en Espectadores!
    La amenaza de golpe en Brasil me preocupa y amarga tanto como las tropelías que la Derecha, -ay, elegida democráticamente- comete en Argentina. Ahora nos hermanan las dificultades politicas además de la actividad blogger y la pasión por el cine.
    Gracias por haberte dado una vuelta por aquí. Te mando un abrazo de dimensión latinoamericana.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s