La patria entre dos calles

Una vez al mes me dirijo en tren hacia Belgrano,
donde está mi solitaria patria, entre dos calles.
Sentado sobre un banco en el andén,
miro la gente pasar a ambos lados de los rieles
mientras espero que llegue el tren que viene de Tigre.

El sol sudamericano me hace arder la piel.
La virgen dentro del altar se ve pálida.
Ojos caídos; expresión neutra: ni buena ni mala.

El reloj averiado marca las 8.45,
advirtiéndome una vez más que el futuro es la terminal de algo:
una mala noticia que ya está en camino;
una nieve que tapa todo, que cubre todo;
un error del que no dejamos nunca de arrepentirnos.

La puerta del vagón se abre y siento una satisfacción indecible,
porque una vez al mes Belgrano ocupa de nuevo el lugar de mi patria,
ofreciéndome su bondad, su sosiego, su embrujo repetido.

Y una vez más, vuelvo con mi bolsa pesada, llena de arroz.
salsa de porotos picante, cebollas de verdeo y nabos”.

El documental de Rodríguez se proyecta a diario en el BAMA, y los viernes de febrero a las 20 en el Malba.

El poema de Song Lin es uno de los recursos que Marcos Rodríguez utiliza para retratar en Arribeños el pedacito de patria que la colectividad chino-taiwanesa cultivó en una pequeña parcela del barrio porteño de Belgrano. Los versos sobre la “satisfacción indecible” que provoca la ilusión de reencuentro con la vida previa al exilio conviven con los testimonios de inmigrantes de primera y segunda generación cuyos rostros se nos niega. A partir de este estilo narrativo, el realizador subraya la condición coral de su trabajo de reconstrucción histórica.

Rodríguez estudió Letras; enseñó Lengua Española y Literatura Alemana y ahora trabaja como traductor de inglés, alemán, italiano. Resulta tentador pensar que estos antecedentes académicos y laborales influyeron en la decisión de presentar sólo el audio (subtitulado) de los testimonios recabados. Por lo pronto, esas voces de hombres y mujeres no identificados son absolutamente elocuentes para los espíritus afectos al análisis del discurso: en este caso la fluidez o las limitaciones a la hora de hablar castellano ilustran el tipo de vínculo que los entrevistados mantienen con sus orígenes y con el país remoto que los acogió.

Los planos generales de la calle Arribeños y sus alrededores (incluidos el paso a nivel de Juramento y formaciones en marcha del ramal Tigre) conviven con algunas fotos familiares y con postales de distintos interiores: supermercados y restaurantes chinos, salón principal de la Asociación Civil de los Taiwaneses en Argentina, el templo budista Tsong Kuan, aulas ¿del Instituto Cultural SinHeng?. Otra vez la cámara privilegia lo colectivo por encima de lo individual: así como no muestra los rostros de quienes cuentan su historial personal, tampoco ingresa a hogares de familia.

A Rodríguez parece interesarle especialmente el fenómeno de patria transplantada, aquello que una comunidad cultiva y siembra en territorio extranjero para combatir la pena derivada del desarraigo. De ahí el protagonismo acordado a las pinturas de Lo Yuao, al afán por retratar una China interior, ligada a su memoria personal, antes que la China real.

En un segundísimo plano, el realizador también retrata a los argentinos en tanto anfitriones primero distantes, ahora dispuestos a participar de cierto sincretismo cultural. En este sentido, Arribeños dialoga con La Saladaejercicio ficcional de Juan Martín Hsu, y aboga por dos grandes virtudes del ser humano: su capacidad de adaptación y su predisposición a la convivencia pacífica, eso sí, en un contexto favorable o al menos poco hostil.

————————————————————————————————————
Contenido complementario
 Inmigrantes nuevos (reseña de La Salada de Juan Martín Hsu)

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s