O-posición

La lógica sugiere que Espectadores dejará de ser (parcialmente) oficialista partir del próximo 10 de diciembre.
La lógica sugiere que Espectadores dejará de ser (parcialmente) oficialista partir del próximo 10 de diciembre.

Durante sus primeros dos años de vida online, Espectadores le prestó poca atención a la actualidad nacional. Los posts sobre nuestro presente fueron escasos, breves y estuvieron algo viciados por el cinismo que la crisis económica e institucional de 2001-2002 inoculó en muchos argentinos.

En la víspera de su segundo aniversario, el blog se declaró cristinista “por un rato“. En ese otoño de 2008, el plazo impreciso parecía depender de la duración -también difícil de calcular- del denominado “conflicto con el Campo“.

Por si hiciera falta, corresponde aclarar que el cristinismo en principio circunstancial terminó prolongándose ocho años. De hecho, los posts sobre nuestra actualidad aumentaron en extensión y en cantidad, y expresaron una postura bastante más crítica con el antikirchnerismo que con el kirchnerismo.

Esta novedad ahuyentó a los lectores autoproclamados apolíticos, por lo tanto sin ningún interés en contenidos politizados. Por otra parte, provocó unas cuantas discusiones (más bien estériles) con lectores -algunos de ellos, también bloggers– absolutamente críticos, por derecha o por izquierda, de las Presidencias de Néstor y Cristina Kirchner.

Cuando en 2006 elaboró su política editorial, Espectadores privilegió la consigna de honestidad intelectual por encima del -discutible- principio de objetividad periodística. Fiel a esta decisión, el blog cada tanto vuelve a explicitar su lugar de enunciación: un lugar condicionado por la historia personal y profesional de quien suscribe.

Si definimos la relación con el Gobierno de turno a partir de la distinción elemental entre oficialismo y oposición, en el transcurso de los últimos ocho años Espectadores fue oficialista en relación con el Gobierno nacional y opositor en relación con el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Una lógica igual de básica sugiere que el blog dejará de ser oficialista a partir del próximo 10 de diciembre, cuando el actual mandatario porteño tome las riendas de la Nación.

Por momentos fue duro ser oficialista en estos ocho años. Gran parte de nuestra sociedad sigue creyendo que todo político -desde el militante raso hasta el funcionario público- es delincuente, vago y/o incompetente. La regla extiende esos defectos al ciudadano, agrupación, medio que exprese públicamente su simpatía gubernamental.

Esa misma generalización sugiere que el opositor carece de los defectos e inconductas que denuncia. Por eso, cuando el acusador político adquiere relevancia mediática, algunos compatriotas tienden a confundirlo con un héroe.

Espectadores no tiene pretensiones heroicas. En parte por eso y en parte porque durante ocho años despotricó contra el ejercicio rabioso -léase mentiroso, ofensivo, destructivo- del antikirchnerismo, evitará la ramplonería cuando discrepe con el cambismo. En otras palabras, cuando critique la gestión de Horacio Rodríguez Larreta en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el desempeño de Mauricio Macri al mando del Poder Ejecutivo Nacional, el blog utilizará el mismo tono que empleó cuando expresó sus reparos con respecto a la administración macrista de la CABA.

A juicio de quien suscribe, Cambiemos -en especial el PRO– enfrenta el enorme desafío de probarse tan competente para gobernar el país como lo fue a la hora de ganarles la pulseada electoral, primero, a las demás alianzas antiK y, luego, al candidato del Frente para la Victoria. A los argentinos que ahora nos convertimos en oposición nos corresponde ejercer el rol de contralor con la honestidad, la lucidez, el respeto, (por si fuera posible) la serenidad que les reclamamos a los acérrimos detractores -en ocasiones odiadores– del matrimonio Kirchner.

—————————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios
 
Ay, Patria Grande…
 
Resistir el cambio regresivo
 
Carta de intención para 2015
 Cristinismo por un rato
 Vomitar odio
 Reflexiones sobre la negritud
 Política editorial de Espectadores
 Dos años, dos

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

5 thoughts on “O-posición

  1. Querida María, desde mi ignorancia de la realidad política y social de la Argentina; su congruencia entre lo que piensa y lo que opina a cara descubierta corrobora mi opinión sobre Ud.; su posición es clara, inteligente, enterada, crítica y valiente. El mundo necesita el tipo de personas como Ud. Le mando un abrazo cariñoso y mi ferviente deseo de que los cambios políticos en su País sean para bien. Jesús

  2. Mi estimado Jesús, le agradezco mucho los elogios y -sobre todo- los buenos deseos para nuestra Argentina. Les mando una abrazo afectuoso a usted, y a ese hermoso y sufrido país llamado México.

  3. Adhiero absolutamente a la actitud que adoptarás frente a los yerros y aciertos de la gestión Macri.
    Es la .única manera ser un ciudadano responsable.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s