Midamos la grieta

¿Qué pasará con la grieta después del 10 de diciembre?
Por las dudas, usemos instrumentos de medición más sofisticados a partir del 10 de diciembre.

Con perdón de los espíritus respetuosos del principio de rigurosidad científica, validemos la hipótesis de la grieta, ésa que declara a Néstor y a Cristina Kirchner principales artífices de una profunda desunión nacional. Concedamos que, en efecto, los argentinos vivimos doce años a merced de un matrimonio experto en la estrategia maquiavélica de dividir para reinar.

Exculpemos a los demás referentes políticos, a industriales, empresarios, sindicalistas, a los formadores de opinión pública, a los ciudadanos rasos. Abandonemos el empecinamiento en identificar antecedentes históricos, y circunscribámonos a los registros de “embates”, “provocaciones”, “agravios” K que la prensa opositora confeccionó desde mayo de 2003.

Demos este paso hacia los compatriotas ansiosos por empezar a desandar el camino de la hostilidad. Creamos como ellos en el advenimiento de un nuevo oficialismo abierto al diálogo y comprometido con la búsqueda de consenso.

Después del inminente domingo 22, y sobre todo a partir del 10 de diciembre próximo, observemos la evolución de la grieta. Munámonos de los medidores necesarios para verificar la reducción que pronostican los connacionales hastiados de tanto odio inducido.

Néstor falleció, y en breve Cristina descenderá al llano. Si efectivamente se produce, el esperado reacomodamiento telúrico acortará distancias, desanudará silencios, reparará ofensas. Volveremos a mirar de cerca a esos amigos entrañables que en octubre de 2010 brindaron por la muerte del tuerto; también a ese pariente desprevenido que en enero de 2014 se colgó de un falso Ricardo Darín para reclamar el fusilamiento de todos los peronistas.

Después del 10 de diciembre sigamos midiendo la grieta. Quizás necesitemos instrumentos más sofisticados.

———————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios
 Vomitar odio
 Sobre el ejercicio de catarsis antiK a expensas de Ricardo Darín
 Los argentinos con Kirchner o Pupi
 El relato mediático, ese campo de batalla
 La resignificación del insulto en tiempos de militancia oficialista 2.0
 Efecto déjà vu
 Mi vecino Rico

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “Midamos la grieta

  1. La grieta existe desde Moreno y Saavedra (quizás antes ,pero eramos virreinato no lo cuento ) Seguirá existiendo la grieta ,con otros culpables El discurso del amor no prende tanto como el del odio Yo creí q Scioli era menos k y menos culpable de la grieta Ojalá hubiera habido un término medio conformará a muchos y ese hubiera ganado la primera vuelta pero no lo hubo . Ahora el ballotage es pura polarización y en ella siempre hay alguien q quedará resentido Espero q no seamos nosotros porq en serio creo q el peor de los k es mejor cualquiera de la derecha q asoma .Son gorilas con navaja y dan miedo aunq se hagan los dulces

  2. La grieta es histórica, Mabel, igual que la costumbre de achacarles la responsabilidad a uno o dos villanos. Me molesta menos eso que los pedidos de amor y/o reconciliación que conviven con (o suceden a) la expresión de los exabruptos más canallas, como celebrar la muerte o reclamar un fusilamiento masivo.
    Te mando un abrazo grande. Fuerza para el domingo.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s