La palabra de Joan Garcés, antes del II Congreso Internacional de Jurisdicción Universal

Joan Garces volverá a presentarse en el Congreso Internacional de Jurisdicción Universal.
Joan Garcés participará mañana al mediodía del Congreso Internacional de Jurisdicción Universal.

Joan Garcés, abogado español que en la segunda mitad de los años ’90 dirigió el proceso judicial contra Augusto Pinochet, ofreció ayer una charla en la Asociación de Abogados de Buenos Aires, como pequeño adelanto del II Congreso Internacional de Jurisdicción Universal que se realizará mañana y pasado en el Teatro Nacional Cervantes. El también asesor político de Salvador Allende repasó la historia de la “lucha permanente entre el mundo del Derecho y la contra-reforma de los sectores autoritarios” y se refirió especialmente al rol protagónico de Henry Kissinger.

“La jurisdicción universal y la búsqueda de justicia en el siglo XXI” se tituló el encuentro organizado y convocado por la rama argentina de la Asociación Americana de Juristas que preside Eugenio Raúl Zaffaroni, y al que asistieron el politólogo Atilio Borón, la Madre de Plaza de Mayo Nora Cortiñas y miembros de las mencionadas AABA y AJJ. Los juristas Beinusz Szmukler y Alberto Filippi presentaron al colega invitado. Por su parte, el letrado de la Corte Suprema de Justicia Matías Bailone leyó mensajes de adhesión institucional al evento.

Como Zaffaroni semanas atrás cuando presentó su libro El Derecho latinoamericano en la fase superior del colonialismo, Garcés también trazó una línea histórica entre los postulados de la jurisprudencia nazi y los argumentos actuales a favor de la Doctrina de Seguridad Nacional y en contra del Derecho Penal Internacional. De manera todavía más concreta, el abogado valenciano probó la influencia de Martin Heidegger y Carl Schmitt en el pensamiento de Kissinger.

Garcés analizó el “ataque a la jurisdicción universal” que el ex secretario de Estado norteamericano perpetró al final de su libro Does America need a foreign policy? Toward a diplomacy for the 21st century (¿Necesitan los Estados Unidos una política exterior? Hacia una diplomacia para el siglo XXI). Contó que este texto escrito en 2001 no cita a ningún jurista nazi, y sin embargo presenta “un discurso similar al del nacionalsocialismo de los años ’30”.

De izquierda a derecha, Beinusz Szmukler, Joan Garcés, Alberto Filippi y Matías Bailone.
De izquierda a derecha, Beinusz Szmukler, Joan Garcés, Alberto Filippi y Matías Bailone.

La crítica a la dimensión universal del Derecho, la teoría del enemigo (externo y/o interno) que hay que encontrar -si es necesario, crear- para luego exterminar, la desobediencia al statu quo como el crimen más grave son algunos de los principios que Kissinger retoma de manera más o menos explícita. Antes, éstos y otros postulados (la concentración del Derecho en la figura de un conductor, por ejemplo) conformaron la base teórica de las dictaduras de Francisco Franco (al Führer alemán le corresponde la figura de Caudillo o Generalísimo en España) y de Pinochet.

«Reunión Pinochet - Kissinger» de Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. - Archivo General Histórico del Ministerio de Relaciones Exteriores ([1]). Disponible bajo la licencia CC BY 2.0 cl vía Wikimedia Commons -
Augusto Pinochet y Henry Kissinger en 1976, en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile. Foto del Archivo General Histórico de esa dependencia, disponible bajo la licencia CC BY 2.0 cl vía Wikimedia Commons.
Garcés también se refirió a las dos demandas judiciales -por ahora infructuosas- que pesan sobre Kissinger: aquélla iniciada en 1977 por la familia del periodista Charles Horman, cuya desaparición en Chile inspiró la película Missing de Costa-Gavras con Jack Lemmon, y aquélla iniciada en 2001 por la familia del General René Schneider, asesinado en Chile en 1970. “No existe tribunal en el mundo que pueda juzgar estos hechos” sostuvo el expositor luego de explicar algunos artilugios con los que Estados Unidos sólo reconoce el alcance global de su justicia.

Atento a la dimensión internacional de la construcción de este poder hegemónico, el autor de Soberanos e intervenidos. Estrategias globales, americanos y españoles entre otros ensayos recordó que “el Derecho puede ayudar a disuadir” acciones derivadas de esa “violencia sistemática que décadas atrás se materializó en el Plan Cóndor“, y que hoy amenaza la estabilidad de los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil, Argentina. De ahí la importancia de coordinar iniciativas legislativas para frenar estos embates, y así evitar que nuestros pueblos vuelvan a ser víctimas de crímenes de lesa humanidad.

————————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios
 Buenos Aires, sede de congreso internacional para identificar nuevos delitos de lesa humanidad
 Presentación del nuevo libro de E. Raúl Zaffaroni, El Derecho latinoamericano en la fase superior del colonialismo
 Ocho puntos de Noam Chomsky, a pedido de Ignacio Ramonet
 Septiembre perturbador
 11 de septiembre(s)
 A 40 años del derrocamiento de Allende, notas sueltas en torno a las manos de Víctor Jara
 El otro líder camionero
 La muerte de Pinochet (reseña del documental de Betina Perut e Iván Osnovikoff)
 A un general
 No es cierto

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s