Zama de Lucrecia Martel, a una distancia prudencial

Por ahora la única imagen de Zama es  conceptual. Éste es apenas un fragmento con apariencia de afiche.
Por ahora, la única imagen de Zama es conceptual. Éste es apenas un fragmento de esa pieza.

Aunque Zama está transitando la etapa final de rodaje, sigue siendo escasa la información sobre la nueva película de Lucrecia Martel. De hecho, sólo una entrevista formal con la directora salteña y la transcripción de una charla con voceros de la productora Rei Cine constituyen las únicas fuentes de adelanto oficial del largometraje inspirado en la novela homónima que Antonio Di Benedetto publicó en 1956.

A contramano de los hacedores de cine industrial que le encargan a la prensa la difusión masiva de muestras promocionales de sus productos (entrevistas, fotos de backstage, teaserstrailers, concursos), la directora salteña y su equipo la mantienen a una distancia prudencial. De esta manera, preservan la integridad de la obra en proceso de realización y evitan el desgaste que la proliferación de adelantos suele provocar en el público cansado del cada vez más evidente simulacro de filtración mediática.

La entrevista que Martel le concedió a Pablo Scholz para Clarín y las declaraciones de la gente de Rei Cine a Daniel Alaniz para la revista Haciendo Cine se inscriben en esa otra estrategia de prensa que consiste en dosificar la publicación de primicias y revelaciones. La idea no es abrumar al espectador con recortes del material que se proyectará en la pantalla grande, sino alimentar su imaginación -por lo tanto sus expectativas- con afirmaciones sugerentes como éstas en boca de la cineasta.

No siento que Zama sea una película de época. Salir de tu tiempo para adelante o para atrás es salirte de tu época. Con la novela, Di Benedetto hizo que esa transgresión probablemente sea de las cosas que más enriquecieron nuestra cultura. La libertad con que narró esa época. Las cosas que creó fueron invenciones propias. Eso es muy atractivo, y hemos tomado esa libertad“.
(…)
De todas las líneas del plano de la novela tomé el entorno de la pérdida de identidad y la libertad que te da. Por ahí es ese aspecto que me pareció muy moderno“.
(…)
En esta película hice algo que estoy probando, y que por ahora funciona. La película tiene un elenco muy grande, y tenemos el tema del lenguaje utilizado en el pasado. Yo les doy consignas teóricas, de juego, y les entusiasma. Hay varios que entraron por esa vena. Les doy un papel, y que ellos inventen una forma de hablar para sí mismos“.

La gente de Rei Cine confirma y agrega:

La claqueta anuncia la primera toma del plano 1 de la escena 47. fecha: 22 de mayo.
Según el cronograma de rodaje, éste debería terminar alrededor del 20 de julio.

La novela no está pendiente de la exactitud histórica, y ése es un concepto que Lucrecia ha trabajado mucho. El universo de Zama incluye pueblos de los que no conocemos más que lo que algunos exploradores europeos han registrado; sus lenguas, sus objetos, sus costumbres se han perdido. La misma suerte han corrido los oficios, los animales, las grandes contradicciones de la burocracia en América.
(…)
Al hablar de la puesta en escena, Lucrecia quería correrse del imaginario típico de las películas de época; los planos de establecimiento, los mercados, la iluminación con velas. Evitar lo solemne y trabajar, en cambio, con una distancia paródica. La posibilidad de una película así fue lo que más nos sedujo como productores. Es por eso que nos gusta hablar de Zama como de una película de ciencia ficción, y éste fue uno de los principales elementos que utilizamos para sortear la dificultad del género a la hora de desarrollar el proyecto”.
(…)
Una de las primeras cosas que pensamos cuando conocimos a Lucrecia fue que Zama es una novela muy difícil de adaptar, dado que lo esencial tiene lugar en la introspección del personaje principal. Así que nos acercamos a aquel primer material con especial curiosidad. Nos sorprendió su efectividad. En aquel primer guión la esencia se desplazaba hacia el mundo que habita el personaje, invadiéndolo, como si todo se tratase de un discurso indirecto libre. El resultado era sumamente visual, e irradiaba un universo tan peculiar y específico que, como productores, nos motivó muchísimo. Dos años de trabajo después, tras una investigación exhaustiva, fue apareciendo la versión final del texto, que propone un ritmo más sostenido que la novela: sin morosidades contemplativas pero aún en el contexto de una temática existencial

Foto de Martel que ilustra la entrevista publicada en Clarín. ¿De archivo o tomada durante el rodaje?
Foto de Martel que ilustra la entrevista de Scholz. ¿De archivo o tomada durante el rodaje?

En la contratapa de la octava edición del libro de Di Benedetto, la editora Adriana Hidalgo cita la siguiente opinión de Julio Cortázar sobre su colega y compatriota: “Pertenece a ese tipo infrecuente de escritor que no busca la reconstrucción ideológica del pasado, sino que está en ese pasado y, precisamente por eso, nos acerca a vivencias y comportamientos que guardan toda su insensatez, en vez de llegarnos como una evocación“.

Por lo visto (o más bien leído), Martel tampoco busca la reconstrucción cinematográfica de Zama. Por otra parte, también se encuentra sumergida en un pasado libre de toda exigencia de rigor histórico. De alguna manera, la condición extemporánea de esta aventura narrativa también explica la (saludable) distancia prudencial que la directora y su equipo mantienen con la prensa.

————————————————————————————
Contenidos complementarios
Zama de Lucrecia Martel. Primera imagen conceptual
 Lucrecia Martel empezará a filmar Zama a mediados de mayo
Martel empieza a filmar a Di Benedetto ¿en marzo?
Daniel Giménez Cacho, desde ahora Zama para Lucrecia Martel
Zama de Lucrecia Martel. ¿Proyecto encaminado?
 Secreto agónico

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “Zama de Lucrecia Martel, a una distancia prudencial

  1. Lateralmente, hubo varias referencias en 2 o 3 de las columnas de los últimos meses que escribe Rafael Spregelburd en Perfil, narrando el rodaje y la frontera a su manera.

  2. Así es, JC… Otros miembros del elenco y del equipo técnico también contaron su experiencia de rodaje ante algunos medios. Además de Spregelburd en el diario Perfil, Juan Minujín en Página/12, un niño actor en El Litoral de Corrientes, un productor salteño en La Gaceta de Salta.
    A lo mejor equivocadamente, yo distingo entre estas declaraciones por un lado y aquéllas de Martel y la gente de Rei Cine por el otro. La entrevista concedida a Clarín y la conversación con Haciendo Cine hacen a la estrategia promocional del film (me refiero a una estrategia deliberada). No así el relato circunstancial de actores y de otros integrantes del equipo de filmación.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s