Inmigrantes nuevos

Primer largometraje de Juan Martín Hsu.
El primer largometraje de Juan Martín Hsu desembarca en la cartelera comercial luego de su paso por el BAFICI de 2014.

Entre los estrenos de cine programados para el próximo jueves figura La Salada, ópera prima de Juan Martín Hsu que pasó por el 16º BAFICI y obtuvo una mención especial de manos de SIGNIS. Para desagrado de algunos compatriotas y satisfacción de otros, el largometraje les otorga visibilidad a los nuevos inmigrantes que desde los años ’90 buscan un futuro mejor en este rincón del planeta. Se trata de un retrato amable, que deja de lado las conductas y expresiones xenófobas de nuestra sociedad.

La famosa feria de Lomas de Zamora se convierte en escenario donde convergen los tres relatos de ficción cuyos protagonistas bien podrían integrar la lista de hombres y mujeres del mundo que se tomaron en serio el preámbulo de nuestra Constitución Nacional y que vinieron a habitar el suelo argentino (como nuestros abuelos hace un siglo). Los protagonizan Bruno y su tío en representación de la comunidad boliviana, Yun Jin y su padre en representación de la comunidad coreana, Huang y la voz de su madre en el teléfono en representación de la comunidad taiwanesa.

La propuesta de Hsu resulta conmovedora, primero, porque el director se concentra en los deseos, nostalgias, temores de personajes entrañables. La segunda razón se relaciona con la primera: ningún argentino xenófobo irrumpe en escena (resulta inofensiva la versión más antipática de nuestra idiosincrasia, a cargo de Paloma Contreras). En tercer lugar, La Salada se revela como un espacio contenedor que mitiga la angustia del desarraigo y lima asperezas propias de la convivencia entre personas de distintos orígenes y culturas.

También contribuye a la condición amable de esta película la reaparición de Chang Sung Kim e Ignacio Huang, actores con los que nos encariñamos tiempo atrás: con el primero mientras seguimos la serie de televisión Graduados; con el segundo cuando vimos el film Un cuento chino de Sebastián Borensztein.

Hsu aborda una realidad compleja -a veces urticante- con sensibilidad y una dosis justa de humor sin estridencias. El Ministerio de Educación argentino haría bien en ordenar la proyección de La Salada en nuestras escuelas: cuando se trata de desarticular prejuicios, a veces el cine supera a las maestras.

————————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios
BAFICI 2014. Anuncio de ganadores
Experto en bolivianos
Inmigración francesa en Argentina. El Chaco, escenario ignorado por la Historia oficial
Graduados de Sebastián Ortega y Ernesto Korovsky (reseña)
Un cuento chino de Sebastián Borensztein (reseña)

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s