Teresa Parodi, ministra de Cultura del país del interior

Teresa Parodi fue designada ministra de Cultura de la Nación el 6 de mayo de 2014.

Desde su designación como ministra de Cultura de la Nación en mayo del año pasado, Teresa Parodi enfrentó al menos uno, dos, tres ataques por parte del periodismo opositor. No la trataron de fascista como hicieron con el secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, Ricardo Forster, pero sí la describieron al servicio de la propaganda y del robo K. En palabras de un lector de La Nación, la cantautora correntina se convirtió en “otra atorranta obsecuente, defensora del malandraje de este gobierno“.

Esta misma prensa y sus consumidores descalificaron a veces con exabruptos, a veces con sofismas la inauguración del Centro Cultural Néstor Kirchner y los festejos por la Semana de Mayo. Como en marzo pasado cuando miraron de lejos el Foro Internacional por la Emancipación y la Igualdad, el presente mes también optaron por la indiferencia antes que por la difamación; de ahí que sólo los medios oficialistas –Página/12 por ejemplo– hayan entrevistado a la funcionaria a propósito de esos dos grandes eventos.

Los porteños atentos a la trayectoria de Parodi desde mucho antes de que asumiera como ministra -concretamente, desde que descubrimos sus canciones de la mano de Mercedes Sosa y de Antonio Tarragó Ros– desconfiamos de las revelaciones periodísticas con tufo a operación de prensa. Imaginamos, en cambio, cuánto deben molestar las expresiones de un compromiso político asumido hace ocho años e inmune a las acusaciones de oportunismo que algunos compatriotas pretenden inocular.

Estos mismos porteños sospechamos que la tonada y los modismos correntinos irritan tanto como -o incluso tal vez más que- la demostración de coherencia. Parodi atenta contra tres estereotipos fundamentales de la cultura nacional: es mujer, folclorista, y prescinde del castellano rioplatense. La sangre unitaria hierve ante cada amague de chamamé.

En diciembre de 2007, Teresa dio a luz Joyas del folklore a través de Universal Music. El disco incluye ‘El país del interior’, canción compuesta con el rosarino Enrique Llopis y cuyos versos constituyen otra prueba de congruencia ideológica. Vale la pena repasarlos para comprobar la continuidad lógica entre expresión artística y desempeño político, y para terminar de entender porqué la gestión de esta ministra fastidia tanto.

———————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios
 Chomsky, Vattimo, Ramonet, Boff en Buenos Aires. Anuncio oficial de un encuentro sin precedentes
 Forster, Parodi, Bauer, Fernández abrieron el Foro por la Emancipación y la Igualdad
 Mercedes Sosa: la voz de Latinoamérica
 Mercedes no se va

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s