Cadena de favores (publicitarios) en el periodismo con fines de lucro

Nosotros te promocionamos con una entrevista; vos promocionás unas cuantas marcas.
Nosotros te promocionamos con una entrevista, a cambio de que vos promociones al menos ocho marcas.

A los argentinos convencidos de que las publicaciones de la editorial Perfil ofrecen múltiples y variados ejemplos vernáculos de inconducta periodística, nos sorprende poco que la revista Noticias haya cancelado la impresión de una entrevista porque el entrevistado se negó a responder un cuestionario que exige la enumeración de marcas de ropa, perfume, vino, teléfono celular entre otros rubros. En cambio, la decisión editorial resulta una buena excusa para (volver a) reflexionar sobre la relación entre prensa y publicidad y, de paso, sobre la nueva esperanza blanca de un periodismo dispuesto a liberarse de la lógica lucrativa y de la consecuente presión que ejercen anunciantes y/o financistas.

El hecho trascendió, a raíz de la (discreta) difusión de las palabras de repudio que Verónica Llinás escribió el miércoles en su muro de Facebook. “Me hicieron hacer cien kilómetros y perder toda una tarde por una entrevista que no van a publicar porque me negué a contestar el cuestionario De shopping” explicó la talentosa actriz antes de despacharse a gusto..

Para los que no lo sepan (como yo, antes de este lamentable episodio) en ese cuestionario te preguntan qué marca de auto usás, de reloj, de perfume, de ropa, a qué restorán vas a comer, en qué supermercado hacés tus compras, etc. Esto obviamente se responde de modo satisfactorio para ellos dando marcas o nombres de negocios. No podés decir no uso perfume o agarro la lapicera que tenga a mano, o me compro la ropa en los negocios de la calle en Once. Eso a mi modo de ver es publicidad. Y gratuita, por lo menos en lo que a mí respecta.

Me dicen que responda genuinamente, a lo cual contesto que soy una persona muy poco consumista y que en la mayoría de los ítems no sabría qué responder. O, lo que es peor, debería inventarme costumbres que no tengo”.

Llinás señaló además la incongruencia que supone la pretensión publicitaria en una entrevista realizada al poco tiempo de presentada y premiada La mujer de los perros, película que la actriz protagonizó y co-dirigió, y “que habla de una vida fuera del sistema del dinero, en sintonía con la naturaleza y utilizando el mínimo recurso”. Tras reconocer que “cada editorial tiene derecho a imponer sus propias reglas”, la entrevistada consideró “altamente irrespetuoso” que no le hubieran advertido sobre la exigencia del cuestionario. Por último remató: “Si ése es el nivel cultural de la revista, que sólo promociona a quienes avalan ese sistema abusivo de publicidad, festejo con pitos y matracas no aparecer en ella”.

Ayer jueves, Llinás publicó este otro texto en su Facebook, en respuesta a comentarios que recibió después de haber contado la experiencia con Noticias. Se trata de una aclaración, de la que transcribimos las premisas principales.

Todo medio que tenga un espacio dedicado a lo cultural es, en potencia, interesante para promocionar mi trabajo. No importa al equipito al que pertenezca. Lo que importa es que se me trate con respeto, tanto a mí como a mi obra. Que se hable de lo que hago y no de lo que consumo o con quién cojo,

A los que les parece “raro” que yo no conociera el funcionamiento de la revista, pues les digo, si será raro, pero es así. Parece que van a tener que amigarse con el hecho de que existe gente que es tan “rara” que no sabe que para hacer un reportaje en la revista Noticias, debe convertirte en “hombre sandwich”.

Hay actores a los que diversas marcas les dan cosas: autos, ropa, pañales, comida, ropa de deporte, servicio de peluquería, de cirugía estética, etc. Soy tan “rara” que no es mi caso y pago por cada una de las cosas que consumo.

No veo mal que haya un espacio en las notas para que si, el entrevistado tiene ciertos compromisos con algunas marcas, les pueda retribuir. Lo que veo pésimo, es que eso sea obligatorio y que no exista lugar en esos reportajes para actrices como yo. Y sobre todo, que no me hayan aclarado ANTES de hacer la nota, que si no contestaba eso, la nota no salía.

Yo sí lo aclaré antes de hacerla, ni bien la periodista me informó de ese cuestionario. Ella decidió hacer la nota igual. Pensé que sabía lo que hacía. Pensé que la editora no iba tener el tal mal gusto de no publicarla por eso”.

tytyty
Sin dudas resulta incongruente la pretensión de publicidad subliminal en una entrevista a la actriz y co-directora de esta película.

Leni González replicó en su blog unados entrevistas que hizo para Noticias, y que incluyen el apartado De shopping. ‘Diarios y revistas’, ‘Perfume’, ‘Restaurant’, ‘Ropa’, ‘Vino’, ‘Tarjeta de crédito’, ‘Teléfono’, ‘Auto’ se llaman los ítems que la revista exige completar con mención obligada de marcas. Al parecer, no vale contestar “sí”, “no” ni recurrir a respuestas genéricas como “ropa informal” o “vino tinto“.

Al menos en Internet, no hay indicios de que Noticias haya desmentido, corregido o retrucado a Llinás. Si a tono con el dicho popular este silencio también otorga, entonces la revista asume la condición sine qua non que representa la respuesta a esa suerte de infocomercial.

A lo mejor, otro medio habría sido más flexible, es decir, habría publicado la nota sin el apartado antipático o con una nota aclaratoria sobre la posición de la entrevistada. Sin dudas, este episodio renueva la vieja discusión sobre la relación de fuerzas entre periodismo y publicidad y, más específicamente, sobre ese periodismo tirano (y/o venal), convencido de que las entrevistas constituyen un tipo de promoción más o menos encubierta que el entrevistado debe retribuir sin excepción.

—————————————————————————————————————
PD. El diario Perfil -otro producto de la editorial homónima- publicó hace relativamente poco, concretamente en diciembre pasado, esta entrevista a Llinás y a su compañero de elenco en Viudas e hijas del rock and roll, Luis Machín. Acaso la actriz haya tenido en mente este antecedente sin sorpresas desagradables cuando días atrás aceptó la charla con Noticias.

———————————————————————————————————————————————————–
Contenido complementario
 
Apuesta periodística al micro-financiamiento colectivo, en busca de la independencia perdida
 Muy y Libre, ¿firmes junto al pueblo?
La mujer de los perros de Laura Citarella y Verónica Llinás (reseña publicada en el marco del 17° BAFICI)
 BAFICI 2015. Ganadores

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

4 thoughts on “Cadena de favores (publicitarios) en el periodismo con fines de lucro

  1. María: No nos conocemos (también pasé por UBA y TEA) pero como me mencionás quiero responderte. Y te respondo por mí, no por la revista Noticias ni por la colega que le hizo la nota a Llinás. Hace tiempo que soy colaboradora en ese medio y, entre otras secciones, escribo para Personajes. En general, proponemos a los entrevistados, otras veces, nos piden nombres. En el caso específico de Llinás me imagino que no hubo dudas en entrevistarla por ser una artista admirada (mi crítica de Viudas: http://noticias.perfil.com/2014-09-06-52239-como-deciamos-ayer/). A todos los entrevistados se les pide ese bendito recuadro. Es una exigencia de la sección, se hizo así siempre y los periodistas debemos cumplir con eso porque si no, no se publica la nota. Puede gustarte o no, pero es así y no es decisión del periodista. Lo que yo hago es planteàrselo al entrevistado de entrada. Hay gente que se engancha porque tiene amigos a recomendar o favores que devolver. Y otros no quieren saber nada. En ese caso, les digo que mencionen lo que quieran, marcas que ya no existen, lo que quieran (fijate por ejemplo, la entrevista a Alberto Ajaka que me planteó algo parecido a lo de Llinas y lo resolvimos asi, con humor). La cuestión es pasar a la entrevista que es lo que nos importa. Los periodistas nada tenemos que ver con ese recuadro. En mi caso, muchas veces tengo que guglear las marcas para saber cómo se escriben porque desconozco la mayoría de los perfumes y esas cosas.
    En cuanto a mi blog, subo las notas que hago. Algunas están en la pagina de Noticias y otras no, entonces lo hago por mi cuenta en mi blog. Y a veces las subo tal cual están escritas en el archivo word, con la nota y el recuadrito. Si conocés el laburo del periodista gráfico, sabes que es así.
    En fin, María, es feo lo que pasó con Llinás. Espero que esa nota se publique de alguna u otra manera, tanto por ella como por el laburo de la compañera. Los colaboradores externos trabajamos mucho y no es justo que quedemos envueltos en este malentendido. En esa sección, estamos presentes en la entrevista, eso es lo que nos importa. De publicidad, no sabemos nada.
    Saludos!
    leni

  2. Es obvio que en la sociedad en la que vivimos la mentada independencia de los periodistas No Existe. Esta es una prueba más y van… Felicito a Verónica Llinas por no callar el hecho. Hacerlo público tiene el riesgo de no recibir más notas del grupo empresario extorsionador, pero descubre sus turbios manejos y nos permite ver la banalidad de sus críticas “artísticas”.

  3. Muchas gracias por tu comentario, Leni. Por si hiciera falta, aclaro que hice referencia a tus entrevistas pensando en los lectores que desconocen el formato de Noticias y para complementar la explicación de Llinás. Por otra parte, me permito señalar que en ningún momento responsabilizo a la periodista de lo ocurrido. Tampoco lo hace la actriz, que sí carga contra la editora.

    Como vos, pienso que había (hay) alternativas. Quizás tengas razón y la entrevista termine publicándose. La revista terminaría reivindicándose si lo hiciera.

    Los periodistas rasos (por llamarlos de alguna manera, sin intención de descalificar) son el jamón del sandwich cuyo gran pan es la publicidad. Vale señalar esto para separar los tantos entre el ejercicio periodístico que suelen o solían enseñar en la academia (nosotras podemos hablar de la UBA y TEA) y aquél enmarcado en y exigido por los dueños de los medios.

    Gracias de nuevo, Leni. Un saludo.

  4. Así es, María. Lástima que mucha gente cree que los periodistas hacemos nuestro trabajo condicionados (como el compañero Anónimo de arriba que dice “banalidad de sus críticas ‘artísticas'”). Y no es el caso, al menos de muchos de nosotros.
    beso y está bueno intercambiar estas cosas.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s