Broken land, de Luc Peter y Stéphanie Barbey

Cobertura de Espectadores.
Cobertura de Espectadores.

Junto con Arriba y abajo de Nicolas Steiner, Tierra rotaBroken land amplía nuestro (limitado) conocimiento de la escuela documentalista suiza más allá de la figura de Fernand Melgar. A la par del colega oriundo de la Deutschschweiz que también presentó su trabajo en el 17º BAFICI, Luc Peter y Stéphanie Barbey se revelan como agudos retratistas de un Estados Unidos en las antípodas de la presunta tierra de libertad que encumbran los grandes medios de comunicación.

Peter y Barbey se instalaron en la frontera con México para documentar la vida cotidiana -y las opiniones- de los norteamericanos que habitan en las inmediaciones del muro construido para combatir la inmigración ilegal. “En realidad es una excusa para aumentar la vigilancia sobre nosotros mismos” asegura una entrevistada, a contramano de los compatriotas que se sienten (sólo un poco) más protegidos del peligro de invasión tercermundista.

A través de los testimonios recabados, los realizadores abren un catálogo de interpretaciones y hábitos diversos. Por un lado, la mencionada mujer advierte que el Estado de USA recurre a la muletilla de la seguridad nacional para controlar (si es necesario reprimir) a sus propios ciudadanos. Por otro lado, unos lone rangers acusan de pusilánime a la misma administración pública y se arman hasta los dientes, listos para actuar “en legítima defensa”. Entre ambos extremos, la cámara revela más modos de entender -y de convivir con- las patrullas, las cámaras ocultas, el enorme paredón.

Peter y Barbey filman apenas a los mexicanos que habitan del otro lado del muro, y no entrevistan a ninguno. Acaso lo hayan decidido así porque su película advierte sobre el proceso de deshumanización que se activa con la implementación de las políticas públicas en principio concebidas para resolver el problema de la inmigración ilegal, pero destinadas a perseguir, deportar, eventualmente eliminar a ese extranjero que representa una amenaza (en este punto, cabe señalar que algunos entrevistados hablan indistintamente de inmigración ilegal, narcotráfico y trata de personas).

Broken land conscientiza y sacude tanto como este documental y este otro que el mencionado Melgar filmó en 2011 y 2012 sobre la suerte que los inmigrantes ilegales corren en la Suiza francófona. Con suerte, Peter y Barbey vayan a filmar una segunda parte de Tierra rota, para darles voz a los mexicanos del otro lado del muro y de esta manera revertir, aunque sea mínimamente, el proceso de deshumanización y criminalización que contribuye a un sentimiento tan peligroso y global como la xenofobia.

———————————————————————————————————————————————————–
Contenidos complementarios

 Arriba y abajo de Nicolas Steiner (reseña publicada en el marco del 17º BAFICI)
 Le monde est comme ça de Fernand Melgar (reseña publicad en el marco del 15º BAFICI)
 Vol spécial de Fernand Melgar (reseña publicada en el marco del 14º BAFICI)
 ¿Hay muros y muros?

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s