La colina de la libertad, de Hong SangSoo

Cobertura de Espectadores.
Cobertura de Espectadores.

Data de 2014 la película más reciente de Hong SangSoo, que los programadores del 17º BAFICI incluyeron en la sección Panorama. Se titula La colina de la libertad (Hill of freedom es el título internacional), como el nombre de la confitería donde ocurren algunos de los (des)encuentros entre el protagonista, un joven docente japonés, y los personajes que se le cruzan durante su breve estadía en Seúl. La crónica de estas citas a veces fallidas parece aludir a nuestra propia relación con este director surcoreano que aprendimos a querer en ediciones anteriores de nuestro festival internacional de cine independiente, y que siempre esperamos volver a ver para disfrutar de otro momento juntos.

Reconocemos enseguida a SangSoo en Jayuui Eondeok (éste es el título original del largometraje). De las características distintivas de su filmografía, identificamos el sonido de los pasos cansinos sobre el asfalto, la condición azarosa de los des/re/encuentros interpersonales, los personajes siempre amables -a veces cándidos-, el uso deliberadamente artificioso del zoom, que nos recuerda el lugar del director detrás de cámara y el nuestro en la butaca.

Como en citas baficianas anteriores, en ésta también nos prestamos al juego habitual de deconstrucción narrativa. Aquí, el rito arranca apenas comienza la película, cuando la amiga de Mori traspapela las cartas que éste le escribió mientras intentaba localizarla en Seúl. La confusión de misivas sirve de excusa para alterar el orden cronológico del relato en torno a la estadía del docente japonés en tierra coreana mientras busca del amor y -porqué no- la felicidad.

[Nota mental: esta ficción también podría haberse llamado En otro país.]

Por si alguien dudara en qué consiste el juego, el protagonista acarrea un libro que se llama Tiempo, y que -según explica el propio Mori- desarrolla una hipótesis contraria a aquélla de la linealidad temporal. Si hubiera sido otro el autor de este largometraje, quizás le habríamos reprochado la ¿pequeña? obviedad.

Según consta en la base de datos IMDb, La colina de la libertad se proyectó en unos cuantos festivales, pero hasta ahora sólo se estrenó comercialmente en su país de origen y en Japón. A lo mejor los fans porteños de SangSoo consiguen que Buenos Aires se convierta en excepción a la regla; de lo contrario ya pasó la única oportunidad para ver el trabajo más reciente del querido cineasta surcoreano.

—————————————————————————————————————————————————————
Contenidos complementarios
 BAFICI escrutado
 BAFICI 2013. SangSoo, George y Hochhäusler en un compendio de mini-reseñas
 En otro país, o el placer de redescubrir a Isabelle Huppert gracias a Hong SangSoo

Publicado por

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s