Pequeña esperanza contra el uso compulsivo del botón ‘Compartir’

Hará mes y medio, tal vez un poco más, la cantidad de visitas a Espectadores empezó a aumentar errática pero contundentemente a raíz de la repercusión que este post de enero de 2014 consiguió en las redes sociales, sobre todo en Facebook. Desde principios de 2015, el registro estadístico de WordPress contabiliza entre 700 y 1.500 incursiones diarias al texto sobre la carta apócrifa escrita y difundida a nombre de Ricardo Darín.

Sólo cinco personas lo comentaron en este tiempo. Con una (uno en realidad), mantuvimos una conversación amable a pesar de entender la actualidad nacional de manera muy distinta, por no decir opuesta. Acaso pudimos hacerlo porque desde el vamos admitimos el lugar desde donde observamos lo que observamos y pensamos como pensamos.

Captura de las estadísticas de ayer y hoy, a título ilustrativo.
Captura de las estadísticas de ayer y hoy, a título ilustrativo.

Ricardo Darín aparece mencionado en otros diecisiete posts de Espectadores. Sin embargo, ninguno experimentó la repercusión sostenida que está teniendo el de enero de 2014, ni siquiera aquél otro de enero de 2013 sobre -entre otros temas- las declaraciones del actor taquillero a la revista Brando.

Aunque intuyo la influencia del álgido clima pre-electoral, me siento incapaz de identificar el motivo real de este récord de visitas (récord circunscripto a los parámetros habituales del blog, claro está). Quizás porque la réplica irresponsable de contenidos anónimos y/o factura sospechosa es uno de los fenómenos de Internet que más me fastidian, me consuelo al pensar que con suerte la entrada publicada un año atrás ayude a limitar el uso compulsivo del botón ‘Compartir’, y por lo tanto a reducir los niveles de toxicidad que atentan contra todo lo bueno que ofrece la Web.

————————————————————————————————————————————————————–
Posts complementarios
 Sobre el ejercicio de catarsis antiK a expensas de Ricardo Darín
 Recalculando (breve referencia a las declaraciones de Darín a la revista Brando)
 Fondo patriótico
 ¿Y si los agasajamos bien?
 Sobredosis de virtualidad

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

One thought on “Pequeña esperanza contra el uso compulsivo del botón ‘Compartir’

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s