Respuesta a Mauricio

Buenas tardes, Mauricio…

En principio trataría de «usted» al jefe de Gobierno porteño pero me amparo en el tuteo de tus mails para tratarte con (respetuosa) informalidad. Te escribo en respuesta a tu correo con fecha del 4 de noviembre (el segundo que me enviás en el transcurso de dos meses), a través del cual me invitás a mirar «sin mucho esfuerzo» un mapa de Argentina en cuyo territorio caben otros países (Alemania, Nueva Zelanda, Israel, Japón, Corea del Sur, Noruega, Finlandia, Singapur y Holanda) y sobra espacio para otros.

Con el discurso cándido que te caracteriza (o que tu jefe de campaña te recomienda), me contás que algunos de esos países extranjeros «tienen tierras infértiles o muy pocas riquezas naturales», que «otros están rodeados por enemigos» y que «sin embargo ninguno deja de prosperar». Te/me preguntás entonces porqué «ellos pueden ser exitosos y nosotros no».

En la medida de lo posible, desarrollás las inquietudes que me trasladás: «¿Por qué Israel, que es más chico que Tucumán, es una potencia mundial en innovación? ¿O por qué Corea del Sur, que cabe en el territorio de Salta, es líder en tecnología (antes recordaste que allí se diseña «entre otras cosas los Samsung y Toyotas del mundo)? ¿Por qué Nueva Zelanda es uno de los países con mayor calidad de vida del planeta y nosotros no?».

Tras asumir que «no podemos echarle la culpa a nadie de afuera, ni siquiera a la geografía» y que «fuimos nosotros mismos, o mejor dicho, fueron los que elegimos para que nos representen los que lo hicieron», me explicás que «cambiar las cosas ahora está en nuestras manos», y que (el cambio) «puede ser rápido y definitivo».

En la medida de lo posible, ampliás tu razonamiento:

Si elegimos la dirección correcta podemos ser tan prósperos como cualquiera, como Corea, Nueva Zelanda, Alemania o Israel. No hay nada que lo impida. Nos sobra coraje, riqueza, humanidad, creatividad, agua, energía, tierras fértiles, montañas ricas y la libertad para hacerlo».

Por último (me) proponés «mirar hacia adelante» y «buscar el destino que nos corresponde». Tras el abrazo de rigor, incluís una posdata donde señalás que «el primer paso para cambiarlo todo es abandonar el enojo y el rencor» y sugerís que, cuando estamos «felices de empezar algo nuevo», nos convertimos en seres «invencibles».

Te escribo, Mauricio, por dos motivos principales. Para empezar, me llamaron la atención la expresión y el adjetivo con los que calificás a los ocho países extranjeros: «no dejan de prosperar» y «exitosos». La primera sugiere un fenómeno de continuidad sin asidero en una época de crisis global; el segundo corre el riesgo de reactivar la vieja discusión ¿bizantina? en torno al concepto de éxito.

Quizás porque te disgusta mirar atrás, olvidaste el mal momento que Finlandia pasó entre las décadas de los ’90 y 2000. Aunque aquellos episodios deberían bastar para invalidar el parámetro de prosperidad ininterrumpida, se me ocurre recomendarte la lectura de este artículo que el diario español El País publicó en marzo pasado sobre la nación nórdica «al borde del abismo».

Según esta nota, el déficit público de Finlandia asciende a diez mil millones de euros, y en 2013 la deuda soberana aumentó dos puntos porcentuales del PIB hasta el 56,9%. «Todos los analistas coinciden en que a ese ritmo la deuda finlandesa superará el 60% del PIB, límite establecido por la Unión Europea», advirtió el periodista Adrián Soto.

Si mencionaste a Finlandia en alusión a su liderazgo en materia de educación formal, entonces me/te pregunto porqué la política educativa del Gobierno de la Ciudad (tu gobierno) va tan a contramano del modelo finés. ¿Acaso estés pensando en abandonar la ocurrencia de las aulas-containers, así como la costumbre de reducir un punto cada año la porción de presupuesto asignada a la educación pública?

Yo no quiero que la Argentina sea como Israel, Mauricio. Ya sufrimos bastante a manos de un Estado terrorista como para pretender emular una «potencia mundial en innovación» que -pequeño detalle- también perpetra un genocidio por goteo hace más de medio siglo. Tampoco me agradaría que mi país se convirtiera en enclave regional estratégico ni de los Estados Unidos ni de otra nación con ambiciones e (in)conductas de imperio.

Al igual que Finlandia e Israel, Nueva Zelanda, Japón, Corea del Sur, Noruega, Singapur, Holanda poseen historias y presentes muy distintos como para admitir una generalización tan burda, en nombre de una definición -igual de básica- de las nociones de prosperidad y éxito. Si por mí fuera, me detendría en cada uno de estos «ejemplos» para relativizarlos o directamente refutarlos. Pero entiendo que debe ser breve la carta de una ciudadana rasa a un jefe de gobierno.

La segunda razón principal por la cual decidí redactar esta respuesta radica en la posdata de tu correo, es decir, en la convocatoria a abandonar el enojo y el rencor. Me/te pregunto si volviste a hablar al respecto con los integrantes de tu partido, en especial, con Laura Alonso, Miguel del Sel y con tu otro yo.

Antes de despedirme, Mauricio, dejame decirte que desconfío de tu convocatoria al cambio. Es que… imponerle a nuestra Argentina el ejemplo -siempre discutible- de otras naciones, atribuirles la responsabilidad exclusiva de nuestras deficiencias a «los que elegimos para que nos representen» (¿qué hay de quienes nos gobernaron de prepo, es decir, tras algún golpe de Estado, y/o gracias al fraude electoral, y/o con el partido mayoritario proscripto?, ¿y de esa porción de sociedad civil que usufructuó de estos administradores de facto?, ¿y de quienes no supimos/pudimos hacer mucho para detenerlos?), aludir a una necesaria pacificación social… la suma de estas consignas suena a reedición de viejas fórmulas que ya atentaron contra el pleno desarrollo de nuestro potencial nacional.

Por favor tené cuidado: todo te sonará transformador y novedoso mientras desconozcas nuestro pasado.

Yo también te mando un abrazo.
María.-

—————————————————————————————————————————————————————–
PD.
Actualicé esta respuesta la madrugada del 9 de noviembre, con dos correcciones en los párrafos dedicados a Finlandia: precisiones de la síntesis y reemplazo de uno de los links.