Recalculando

RecalculandoBrujulaPost
El síndrome de octubre desmagnetizó la brújula de Espectadores. El blog volverá al ruedo cuando se revierta el fenómeno.

Espectadores volverá a actualizarse en algunos días, tal vez semanas, apenas su autora recupere la sensación de estar en la buena senda blogger. En otras palabras, hasta recuperar la sensación de que los posts publicados en este espacio aportan algo más o menos original (si además resultan interesantes, mejor todavía) al fárrago de contenidos que los usuarios de Internet acostumbran a replicar e intercambiar.

La elección de la palabra ‘sensación’ dista de ser casual o caprichosa en un contexto mediático-tecnológico mucho más proclive a la reproducción que a la producción. De hecho, este pequeño medio individual no es ni tan original ni tan interesante como su autora quisiera. La mencionada “buena senda” es apenas la expresión de una apreciación personal con la que sólo coincidirán algunos (escasos) lectores.

El consumo mediático excesivo reemplaza la ilusión gratificante por otra sensación, esta vez frustrante: al ritmo de «Ella usó mi cabeza como un revólver«, uno se ve llegando tarde, tarde a todo. Tarde y con datos de segunda, tercera, cuarta, enésima mano.

La necesidad de interrumpir la actividad blogger también se debe al cansancio súbito que quien sucribe experimenta en cuanto pisa el último trimestre del año. Esta suerte de ‘síndrome de octubre’ es otro factor que atenta contra la prestancia de Espectadores; de ahí la decisión de -al menos hasta diciembre- reducir la frecuencia de actualización a tres veces por semana.

Cuando este espacio cumplió siete años de vida online, nos referimos a la condición extemporánea de los blogs, sobre todo reconocimos las limitaciones de una herramienta de publicación que perdió terreno ante al avance abrumador de las redes sociales. En honor a este desfasaje teconológico, Espectadores recurre a la terminología de los GPS y a la imagen de una brújula convencional para anunciar su intención de parate.

La contradicción cronológica vale como botón de muestra de las demás contradicciones que ameritan cierto ejercicio introspectivo de evaluación y eventual reconsideración… hasta la publicación del próximo post.

————————————————————————————————————————————————————–
Posts complementarios
 Siete años, siete
 Ocho años, ocho