La Izquierda Diario, tras la ilusión de una (doble) contra-agenda

El PTS también apuesta al periodismo militante.
El PTS también apuesta al periodismo militante.

La consigna «No somos ni Clarín ni 678» sintetiza el espíritu del «primer diario digital de la izquierda argentina y latinoamericana» que el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) anunció a fines de julio y finalmente parió ayer martes en Buenos Aires. La Izquierda Diario es el nombre del nuevo emprendimiento periodístico que propone otro retrato de nuestro presente nacional, regional, global a partir del acceso a una portada apenas diferente de las demás, que se actualiza(rá) todos los días a las tres de la mañana y luego, progresivamente, en el transcurso de cada jornada.

«Salimos a cubrir un vacío», promete el editorial inaugural. «Vamos a intentar el desafío de informar por izquierda para disputar el sentido común con los grandes medios de las corporaciones periodísticas y con el nuevo conglomerado de medios oficialistas». De esta manera, el equipo dirigido por Fernando Rosso aspira a generar una tercera agenda informativa destinada a «la izquierda que está creciendo en influencia, con la fuerza del millón y medio de voluntades que votaron al Frente de Izquierda».

No fue casual la elección del Día D. De hecho, la primera edición del 16 de septiembre estuvo dedicada a «los mártires estudiantes secundarios de la Noche de los Lápices de 1976» y a «los que el 16 de septiembre de 1955 resistieron el golpe gorila contra el Gobierno de Perón después de ser bombardeados en junio en Plaza de Mayo».

La segunda dedicatoria provocó alguna que otra urticaria en la blogósfera kirchnerista. A modo de ejemplo, vale citar este post del Pibe Peronista que Artemio López replicó en Ramble Tamble.

La edición de ayer también incluyó una breve crónica de la ceremonia de lanzamiento, organizada en el Instituto del Pensamiento Socialista ‘Karl Marx’ (aquí, el video con declaraciones de algunos invitados) y este artículo de opinión del mencionado Rosso sobre el contexto «de transición» en el que La Izquierda Diario acaba de nacer.

Del nuevo periódico digital, llaman la atención la envergadura de su staff (que augura una cobertura regional de primera mano), la presencia de secciones infrecuentes en la prensa tradicional (Mundo Obrero, Géneros y Sexualidades, Juventud), el diseño fácilmente navegable, esta pizquita de provocación que condimenta la campaña promocional y el respaldo del Colectivo de Trabajadores de Prensa, convencidos de que La Izquierda Diario «estará ahí, en la calle, sin sectarismos, cuando demos pelea contra nuestros patrones o contra los burócratas de la UTPBA«.

Como todo diario digital, éste también transmite desde Facebook, Twitter y YouTube. Por lo tanto, también adhiere a la idea de un servicio informativo sin nada que envidiarle a la cobertura full time de los canales de noticias.

Para algunos espectadores, la característica más interesante de La Izquierda Diario radica en el propósito de erigir una tercera agenda informativa capaz de competir con aquélla que imponen los grandes medios hegemónicos y con aquélla otra que promueve la prensa (filo)kirchnerista. Sin dudas, el desafío es grande, primero, porque cuesta concretar el sueño de la verdadera alternativa en un escenario altamente polarizado, segundo, porque siempre existe el riesgo de que proyectos periodísticos como éste terminen convirtiéndose en mero órgano de prensa del partido que los sostiene.

————————————————————————————————————————————————————-
Posts complementarios
Titanes en el ring
El Grupo Clarín en el ring
El Gobierno en el ring
El péndulo
La Maga, y una lectora aquí
Muy y Libre, ¿firmes junto al pueblo?
Crítica Digital
Miradas al Sur. Reseña
678. La creación de otra realidad
Beatriz Sarlo en 678. Un epílogo ahí
678. Dos oportunidades perdidas