Murió Arturo Goetz. Nos queda Roberto

La Asociación Argentina de Actores informó esta mañana que Arturo Goetz falleció ayer lunes 28 a los setenta años. Al menos hasta ahora, Otros Cines parece haber sido el medio que publicó el homenaje más sustancioso (dicho sea de paso, anterior al anuncio institucional), en parte porque transcribió las sentidas palabras que el director Pablo Fendrik improvisó en su muro de Facebook. Por lo que cuentan el portal cinéfilo y Clarín en su versión digital, Goetz fue una persona excepcional, con una vida «lindante a lo verosímil» (Fendrik dixit) o «casi de película» según el gran diario argentino.

Aquí en Espectadores lo despedimos a partir del recuerdo de uno de sus personajes más entrañables, aquel Roberto que -primero a regañadientes, luego con orgullo docente- contribuyó a rescatar a María del Carmen del tedio doméstico y familiar. Rompecabezas se titula la película en cuestión, que Natalia Smirnoff dirigió en 2009.

Allí, el bon vivant a cargo de Goetz seduce en un contexto atípico al ama de casa que encarna María Onetto. Mientras aprende y se entrena en el arte de armar puzzles, y cuando forma dupla con su maestro en los torneos de parejas (¿se los llamará «dobles» como en el tenis?), la protagonista se topa no sólo con la antítesis de su marido y de su rutina sino con una versión -tan desconocida como estimulante y reparadora – de sí misma.

Al promediar el largometraje, Roberto se arroga la autoría de la pasión que revoluciona a María del Carmen e intenta besarla con el derecho que -cree- lo asiste. Ella lo aparta y le recuerda el verdadero objetivo de sus encuentros casi religiosos: ganar el mundial de rompecabezas y sentirse dueños de una suerte de don divino que muchos mortales querríamos extender a los demás órdenes de nuestra existencia, además del ámbito lúdico.

Buscar, comparar, probar, ensamblar piezas hasta reconstruir la pintura, el dibujo o la foto original. Al parecer, esto hizo Goetz con los distintos retazos de su propia vida. Por eso pensamos en el talentoso Roberto cuando despedimos al actor de cine, teatro, telenovelas que también fue economista especializado en Oxford, empleado de la ONU, asesor de «empresas ricas», vendedor/comprador de caballos de polo, editor de obras de teatro independiente.

————————————————————————————————————————————————————–
PD. Ayer también falleció la gran Iris Scacchieri (aquí, el anuncio de la Asociación Argentina de Actores). En Espectadores imaginamos que la célebre bailarina argentina deslumbró a la Parca con una última -e inédita- coreografía.

————————————————————————————————————————————————————–
Posts complementarios / Reseñas de nueve películas donde trabajó Goetz
Rompecabezas de Natalia Smirnoff
Ciencias naturales de Matías Lucchessi
La sublevación de Raphael Aguinaga
Desmadre de Juan Pablo Martínez y Jasmín Stuart
El nido vacío de Daniel Burman
El otro de Ariel Rotter
Una novia errante de Ana Katz
Derecho de familia de Daniel Burman
Cama adentro de Jorge Gaggero