Conchuda

Conasse en francés; Conchuda en castellano. Así se llama el micro humorístico que Canal + estrenó en septiembre pasado y que, ante el visto bueno de gran parte del público galo, ascendió en la grilla de programación a principios de 2014. La hasta hace poco desconocida Camille Cottin encarna a una parisina tan pagada de sí misma como acostumbrada a maltratar a sus conciudadanos. A diferencia de la actriz al servicio del personaje, los incautos transeúntes, taxistas, vendedores interpelados ignoran que están filmándolos. ¿Quién dijo que la gracia de la cámara oculta -es decir la risa a expensas de un otro en inferioridad de condiciones- es exclusividad de la TV argentina?

«La idea es burlarse de las caras que pone la conchuda, no de la gente que ella encara» aclara Cottin en la entrevista concedida al programa 20 minutes, que el sitio Télé-Loisirs transcribió parcialmente aquí. Consultada por la Rolling Stone editada en Francia, la actriz confiesa: «en la vida real no me animo a hacer ni la mitad del cuarto de todo lo que hace mi personaje». La periodista Mathilde Lorit agrega, por las dudas, que los parlamentos de la connasse son guionados (por Eloïse Lang y Noémie Saglio, nos enteramos en la página de la productora responsable, Silex Films).

Curiosidades de la globalización, en este video la conchuda declara que su canción favorita es ‘Fuck you’ de Lily Allen, la misma que Periodismo para Todos usa –o usó– como cortina musical. La cantidad de seguidores en Facebook es otra llamativa coincidencia entre ambos programas: 375.435 de la página francesa; 312.634 de la página argentina (en Twitter, en cambio, los 330 mil seguidores de PPT superan ampliamente a los 13,6 mil de Connasse).

«En el CSA somos un poco conchudos«. Con este título, el diario Libération anunció la decisión del Consejo Superior Audiovisual -un equivalente a nuestra Afsca– de desestimar el reclamo de una ciudadana que acusó a la exitosa pastilla de Canal + de ser «una injuria para la mujer». Cuando se expidió en abril pasado, la autoridad reguladora admitió que «el título del programa puede afectar la sensibilidad de algunos televidentes» pero consideró que «su difusión no constituye una falta del canal a sus obligaciones, dada la condición humorística de la emisión».

La gente del CSA podría haber argumentado que Connasse es un micro representativo de la Francia actual, acaso inspirado en una propuesta literaria contemporánea: la guía -también humorísitica- La femme parfaite est une connasse (La mujer perfecta es una conchuda) que las hermanas Marie-Aldine et Anne-Sophie Girard publicaron justo en septiembre pasado, y que devino best seller en pocos meses: según el sitio Femme Actuelle, las ventas alcanzaron el récord de 560 mil ejemplares en marzo y la editorial J’ai Lu prometió una segunda parte para octubre próximo.

En la reseña que escribió para Slate, Jean-Marc Proust (vaya apellido) califica a este «golpe editorial» de «preocupante». Si bien reconoce que el título es divertido y que está muy bien eso de querer ayudar a las mujeres imperfectas a liberarse de sus complejos, el crítico sostiene que el libro «no contiene nada, sólo los estereotipos que pretende denunciar». ¿Cuál es el título del artículo? ‘La mujer perfecta es una conchuda: este libro es conchudo’.

Lo dicho: lejos de su pretendida originalidad e irreverencia, el exitoso micro de Canal + constituye un producto típico no sólo de la Francia actual, sino de cierta cultura occidental cada vez más globalizada.