Dos días, una noche. Primeras repercusiones en Cannes

Los hermanos Dardenne en el 67° Festival de Cannes. Escoltan a los actores protagónicos Marion Cotillard y a Fabrizio Rongione.
Los hermanos Luc y Jean-Pierre Dardenne en el 67° Festival de Cannes. Escoltan a los actores protagónicos Marion Cotillard y a Fabrizio Rongione.

«El último film de los Dardenne envuelve a la crítica» anuncia con indisimulable orgullo patriótico Le Soir de Bélgica a propósito de la reacción que Dos días, una noche provocó en el Festival de Cannes tras la función de prensa que tuvo lugar esta madrugada, hora argentina. A partir de una serie de elogios vertidos en las redes sociales, la autora de la nota Marine Buisson invita a imaginar la Palma de Oro en manos de los lacónicos Luc y Jean-Pierre. En cambio, un recorrido por las reseñas ya publicadas en medios anglosajones y franceses sugiere la existencia de algunas fisuras en el entusiasmo pretendidamente unánime del periodismo especializado.

A contramano de lo que algunos espectadores habrán imaginado, la prensa anglosajona se mostró más efusiva que la francesa. Como botón de muestra, valen las cinco estrellas de The Guardian (el crítico Peter Bradshaw calificó la película de «apasionante, estimulante y conmovedora» mientras la cronista Catherine Shoard la presentó como una «favorita para la Palma de Oro«), la nota ‘A’ de IndiewireDos días, una noche con Marion Cotillard muestra las mejores cualidades de los hermanos Dardenne» sintetizó Eric Kohn) y el visto bueno de Variety («Los hermanos Dardenne trabajan con una estrella y no pierden nada de su hermosa capacidad para filmar con verosimilitud un nuevo retrato de la clase obrera belga» afirma Scott Foundas).

Algunos medios franceses le dieron una bienvenida similar a Deux jours, une nuit. Por ejemplo, en representación de Le Monde, Aureliano Tonet e Isabelle Regnier celebraron la «simplicidad brillante» del film y a una Marion Cotillard «capaz de navegar las altas esferas de Hollywood y de encarnar -haciéndole justicia- a una mujer tan frágil como un cristal».

En cambio, otra parte de la prensa gala destacó el trabajo de la actriz protagónica -y compatriota- para contrastarlo con la entrega deslucida de los Dardenne (acaso ésta sea otra expresión de la rivalidad franco-belga). Pierre Murat de Télérama utilizó la expresión «panfleto humanista iluminado por Cotillard» mientras Alain Spira de Paris Match escribió:

Este film social le ofrece a Marion Cotillard uno de sus roles más convincentes. Para pintar la galería de retratos de trabajadores, los hermanos Dardenne eligieron buenas pinturas, pero la brocha de sus pinceles es un poco gorda. Rozando a veces la caricatura, evitan, gracias a un tono justo, que su tela se transforme en costra, cosa que habría sido un buen motivo para retirarse a tiempo del Festival de Cannes».

L’Express, por su parte, publicó dos opiniones distintas. Por un lado, Christophe Carrière elogia a Cotillard pero estima que los realizadores «patinan un poco» (de ahí la conclusión «el largometraje no es nulo, tampoco vergonzoso, pero sí apenas a la altura de la media»). Por otro lado, Thierry Chèze encuentra «lo mejor de los Dardenne» en «esta obra imparable y sacrificial sobre la dignidad humana, llevada por una Marion Cotillard en la cumbre de su arte».

————————————————————————————————————————————————————-
Posts complementarios
 
«Un film no es un tribunal”. Luc y Jean-Pierre Dardenne presentan Dos días, una noche
Dos días, una noche. El regreso de los hermanos Dardenne
“Nos transformamos en vacas: rumiamos nuestras películas”. Dardenne dixit
 El chico de la bicicleta (reseña)
El silencio de Lorna (reseña)
El niño (reseña)
 Rosetta (reseña)