Detengamos la barbarie

«Sumemos las múltiples voces que rechazan los linchamientos como formas de dirimir conflictos, demostrando que las expresiones bárbaras que los propician forman parte de una sociedad en la que no queremos vivir». Ésta es la convocatoria de #NoCuentenConmigo, campaña nacional que la Asociación Pensamiento Penal lanzó antes de ayer para repudiar y reclamar el cese del ejercicio de violencia colectiva que en los últimos días mató a un joven e hirió a otros varios en nombre de la «defensa por mano propia» y del hartazgo ante tanta -«un tipo de«, corregimos en Espectadores- inseguridad.

La página web de la campaña invita a firmar un formulario para adherir a la consigna inspirada en el título de esta contratapa que Rosario/12 publicó el viernes pasado. A raíz del linchamiento que mató a David Moreira, el autor del artículo -Javier Núñez- escribió:

Muchos de los que se rasgan las vestiduras clamando que la vida no vale nada porque te matan para robarte una cartera, en estos días celebraron que se mate como escarmiento por el supuesto delito de haber intentado robarla. El valor de la vida siempre es subjetivo, pero parece haber un principio de acuerdo en ciertos sectores de la sociedad: la de cualquiera de nosotros vale mucho más que la de ellos. Lo que es insuficiente para que me cueste la vida a mí es más que suficiente para quitarle la vida a él

Lo que ocurrió esta semana en barrio Azcuénaga fue la resolución de un supuesto delito «un robo» con otro mucho peor: un asesinato brutal. La impunidad de una parte de la comunidad asumiendo el rol de verdugo parece librar a cada uno de los que intervinieron de responsabilidades individuales. Y la celebración de la muerte por parte de muchos comporta una especie de aprobación social: es la comunidad la que ejecuta; todos cargamos con ese muerto y deberíamos festejarlo porque es uno de ellos.

No… No cuenten conmigo».

Asimismo cabe destacar el texto que dos miembros de la Asociación Pensamiento Penal publicaron para anunciar la campaña en cuestión. «La conclusión de tanta violencia es la frase que en algún lugar leímos durante estos días y que vale la pena reproducir: perdimos un ladrón, ganamos 50 asesinos«, sostuvieron Irene Massimino y Nicolás Vargas.

Aunque los canales de noticias, algunas radios y las versiones online de los diarios de mayor circulación parezcan indicar lo contrario, somos muchos los argentinos que tememos y repudiamos los linchamientos y su defensa -cuando no incitamiento- en boca de dirigentes políticos, periodistas, vecinos de a pie. Por eso Espectadores se suma a la campaña de la APP e invita a sus lectores a firmar el formulario online.

Por favor, unámonos y expresémonos públicamente para detener la barbarie.

————————————————————————————————————————————————————-
Contenidos complementarios
 Síntesis de todos los capítulos de La cuestión criminal de Eugenio Raúl Zaffaroni
 ¡Más visibilidad mediática para las masacres por goteo en Argentina!
 Desdoblamiento periodístico en torno a la inseguridad
 La inseguridad, cosa de locos
 Comprate una picana. El negocio de la inseguridad y su merchandising
 Congreso internacional sobre tortura en Buenos Aires. Anotaciones ciudadanas
 Dos dolores
 Sensibilidad limitada
 Buenos vecinos