Sobre la disponibilidad online de los archivos de la dictadura del ’76

Parte de la documentación disponible en la Biblioteca Nacional de Aeronáutica

El viernes pasado, tres días antes del 38° aniversario del golpe de Estado de 1976, el Ministerio de Defensa de la Nación anunció la disponibilidad de la documentación administrativa que data de la última dictadura, y que fue hallada en el subsuelo del Edificio Cóndor en noviembre de 2013. Desde entonces, los ciudadanos interesados pueden consultar dicho material histórico o bien personalmente en la Biblioteca Nacional de Aeronáutica, o bien a distancia en este sitio web.

¿Sólo Página/12? cubrió el acto oficial que encabezó el titular de esa cartera, Agustín Rossi. En su gran mayoría, nuestros medios tampoco contribuyeron a difundir el link que conduce a los denominados «archivos abiertos».

Los argentinos solemos despotricar contra un Estado reticente a revelar información sensible, y con serias dificultades a la hora de digitalizar sus archivos y servicios. Por eso es una pena que nuestro periodismo haya silenciado una iniciativa que -además de reveladora desde el punto de vista histórico y esperanzadora en materia de transparencia institucional- invita a volver a reclamar el tratamiento de al menos uno de los ¡veinticuatro! proyectos de ley de acceso a la información pública que hace años duermen en nuestro Congreso de la Nación.

El sitio ‘Archivos Abiertos’ impresiona por un diseño amigable. Lástima la extensión .com.
El sitio ‘Archivos Abiertos’ impresiona por un diseño amigable… y por la extensión .com.

El sitio ‘Archivos Abiertos’ impresiona por un diseño amigable, como reza la jerga informática. Es decir, claro y sin dificultades de navegación: sus páginas no se cuelgan ni presentan links rotos. El trabajo de digitalización es impecable en términos no sólo de nitidez, sino protocolares. También cabe elogiar la galería de fotos y los videos que sintetizan la historia de la documentación publicada, de qué manera se la encontró y rescató para conocimiento de la ciudadanía.

El único detalle técnico cuestionable tiene que ver con la elección de la extensión .com en lugar de la que le corresponde a un sitio web estatal: .gob.ar (curiosamente el dominio archivosabiertos.gob.ar se encuentra disponible, al menos hasta hoy). Algunos compatriotas también pegamos un respingo ante la constatación de que los archivos digitalizados se encuentran alojados en los servidores de Google, ¿quizás para protegerlos de algún intento vernáculo de hackeo? ¿o simplemente porque este servicio de almacenamiento es gratuito?

Por si hiciera falta, cabe aclarar que estas últimas observaciones no pretenden quitarle mérito a la iniciativa del Ministerio de Defensa. Sin dudas, los reparos en torno al dominio y al alojamiento de archivos pesan menos que el reconocimiento de un adelanto histórico e institucional, que además nos recuerda la importancia de un debate pendiente.

————————————————————————————————————————————————————-
Posts complementarios
 Vade retro, pasado
 El perfume de la memoria
 Paseo por la memoria
 Congreso internacional sobre tortura en Buenos Aires. Anotaciones ciudadanas
 Reparos de una ciudadana ante el desplazamiento de Nilda Garré
 El Ministerio de Justicia de la Nación concientiza a los chicos sobre el uso seguro de las TICs