Balada de un hombre común, de Ethan y Joel Coen

Como la ya reseñada Ella de Spike Jonze, Balada de un hombre común también desembarcará mañana jueves en las salas porteñas. Nominada a dos premios Oscar, la nueva película de los hermanos Ethan y Joel Coen fue otra gran candidata ignorada en la ceremonia de entrega del domingo 2 de marzo: ni siquiera las hermosas canciones que musicalizan el retrato de un cantante folk condenado al fracaso resultaron motivo suficiente para declararla ganadora en la categoría ‘mezcla de sonido’.

Inside Llewyn Davis es el título original del largometraje… y del único disco que el protagonista grabó en su infructuosa carrera como solista. De esta manera, los Coen anticipan su intención de bucear en la vida de un cantautor que -basta una simple alusión final para dejarlo en claro- tuvo el mal tino de aspirar a cierto reconocimiento justo cuando el público estaba asistiendo al surgimiento de una leyenda.

En otras palabras, Davis -magníficamente interpretado por el poco conocido Oscar Isaac- es el Salieri de Bob Dylan. Acaso los hermanos cineastas hayan tenido esta metáfora en mente cuando le asignaron un papel secundario a F. Murray Abraham, actor que décadas atrás encarnó al compositor italiano que codiciaba el talento de Mozart en la taquillera Amadeus.

Llewyn también evoca al memorable Barton Fink que los Coen concibieron y filmaron a principios de los ’90. El personaje que entonces interpretó John Turturro también luchaba contra un destino empecinado en frustrar su carrera artística, en este caso como guionista. La coincidencia es tal que John Goodman encarna la adversidad en ambas historias (en la aquí comentada, el actor comparte con un gato pelirrojo la misión de representar al maldito azar).

Como en la mayoría de sus largometrajes anteriores, en éste Ethan y Joel también ensayan una teoría pesimista del fracaso. A contramano de los libros de autoayuda, los realizadores lo pintan como un sino inevitable y no como una parada aleccionadora en el camino al éxito. Desde esta perspectiva, Davis tiene algo en común con Sisifo: la circularidad del relato cinematográfico evoca la naturaleza imprescriptible de la la pena impuesta al personaje griego.

Balada de un hombre común deja atrás la desilusión que algunos seguidores de los Coen experimentamos cuando vimos la predecesora Temple de acero. Se trata de un reencuentro doblemente reparador: además de demostrar que los hermanos oriundos de Minnesota siguen siendo fieles a sí mismos, recuerda la existencia de ese otro cine estadounidense distinto (más sustancioso y menos previsible) del que suele premiar Hollywood.

Por si esto fuera poco, Inside Llewyn Davis seduce con una banda sonora que cautiva aún a los legos en materia de música folk, y -no importa cuán discreto sea- con un sentido homenaje al poeta Dylan.

————————————————————————————————————————————————————–
Posts complementarios
 Ella de Spike Jonze (reseña)
 Nebraska, de Alexander Payne (reseña)
 El rostro del Oscar en 2014
 Temple de acero, de los hermanos Coen (reseña)
 Un hombre serio, de los hermanos Coen (reseña)
 Quémese después de leerse, de los hermanos Coen (reseña)
 El hombre que nunca estuvo, de los hermanos Coen (reseña)
 Sin lugar para los débiles, de los hermanos Coen (reseña)

Published by

María Bertoni

Nací en la Ciudad de Buenos Aires, el 13 de septiembre de 1972. Trabajo en el ámbito de la comunicación institucional y de vez en cuando redacto, edito, traduzco textos por encargo. Descubrí la blogósfera en 2004.

2 thoughts on “Balada de un hombre común, de Ethan y Joel Coen

  1. Lo que contás me recuerda un poco a Killing Bono, una comedia sobre una banda irlandesa ficticia que nunca puede despegar por culpa del éxito de U2. La peli es bastante mala pero la idea suena parecida.
    Aunque leyendo un poco sobre Inside Llewyn Davis no parece que el foco esté puesto en la competencia con Dylan. Y si es de los Coen, hay garantías de calidad, ni hablar.
    Por cierto, F. Murray Abraham es un actorazo: lo primero que recuerdo es su papel del siniestro inquisidor de El nombre de la rosa.

  2. La alusión a Dylan es discretísima, Aberel. Apenas una referencia al contexto en el que se mueve Davis.

    Por si hiciera falta, vale aclarar que en ningún momento los hermanos Coen pretenden recrear un vínculo enfermizo como el que Salieri mantiene con Mozart en Amadeus. El único aspecto en común entre ambas películas es el protagonismo acordado a un personaje cuya suerte tal vez habría sido distinta (mejor) sin esa fuente de luz que lo eclipsa. En el caso de Llewyn, la luz es apenas incipiente y sólo los espectadores la presentimos al principio y confirmamos al final: el personaje no se entera de nada.

    Al término de la mayoría de las películas de los Coen, suelo quedarme con la sensación de que el tema del fracaso los fascina, y de que suelen verlo como la manifestación de un destino tozudo, sino cruel o insensible. Esta postura difiere un poco de la de Woody Allen, otro realizador obsesionado por el rol que el azar o el sino juega en nuestras vidas: por lo pronto, el director neoyorkino permite que la suerte les juegue a favor a algunas de sus criaturas (por ejemplo, a Chris Wilton en Match point y a Sondra Pransky en Scoop).

    Antes de terminar, también aclaro que F. Murray Abraham hace un papel chiquito, y John Goodman aparece menos tiempo de lo que muchos habríamos querido. Por lo demás, creo que Balada de un hombre común cumple con las expectativas de los seguidores de Ethan y Joel.

¿Con ganas de opinar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s