Sexismo made in Hollywood

En Hollywood son escasas las películas protagonizadas por una mujer. De ahí que, 'Thelma y Louise' desafíe la regla misógina por partida doble.
En Hollywood escasean las películas protagonizadas por una mujer. Recordemos entonces a ‘Thelma y Louise’ por haber desafiado la regla misógina por partida doble.

The Hollywood Reporter subió esta mañana a su sitio web la nueva edición del informe It’s a man’s (celluloid) world, algo así como Es un mundo masculino (de celuloide), que el Centro de Estudios de la Mujer en el Cine y la TV de la Universidad de San Diego publica cada año para advertir sobre la mentalidad sexista de Hollywood. En esta oportunidad, la investigadora Martha Lauzen analizó los cien largometrajes más vistos en los Estados Unidos durante 2013. Sus observaciones extienden la vigencia de los actos y pronunciamientos conmemorativos en torno al reciente Día de la Mujer, y les brindan respaldo académico a las declaraciones que hizo Cate Banchett cuando aprovechó la entrega de los Oscar para reclamar más películas protagonizadas por personajes femeninos.

A continuación la traducción de algunos datos reveladores…

 En 2013 las películas made in USA siguieron subrepresentando al sexo femenino, a contramano de la cantidad de mujeres que conforman la población nacional. El análisis de los cien films más taquilleros de ese año arroja que las mujeres interpretan el 15% de los roles protagónicos, el 29% de los personajes destacados (sin llegar a ser protagónicos) y el 30% de los personajes secundarios con parlamento.

 Sólo el 13% de estos cien films posee la misma cantidad de personajes femeninos y masculinos de igual importancia, o más personajes femeninos importantes que personajes masculinos importantes.

 De acuerdo con lo observado en las mencionadas cien películas, las mujeres siguen siendo más jóvenes que sus interlocutores varones, y son más identificables por su estado marital. En cambio, son minoría las que ejercen algún tipo de liderazgo o tienen metas concretas en su vida. Esta variable se explica parcialmente por el hecho de que la mayoría de los personajes femeninos tiene menos de 40 años de edad.

 Los personajes femeninos suelen ser más jóvenes que los masculinos. La mayoría de las mujeres de celuloide es veinteañera (26%) y treintañera (28%). En cambio, la mayoría de los varones es treintañero (27%) y cuarentón (31%).

 Mientras el 55% de los personajes masculinos tiene 40 años o más, sólo el 30% de las mujeres tiene esa edad.

 Los personajes femeninos son de origen caucásico en el 73% de los casos, afroamericano en el 14% de los casos; latino en un 5%, asiático en un 3%. A título comparativo, cabe señalar la proporción racial de los varones de celuloide: 69% caucásico; 8% afroamericano; 5% latino, 3% asiático.

 El porcentaje de mujeres afroamericanas aumentó considerablemente de 8% en 2011 a 14% en 2013. El de las latinas se mantuvo en 5% en ese mismo lapso de dos años, mientras el de las asiáticas se mantuvo en 3%.

 A los personajes masculinos se los idenfifica más seguido con el trabajo o la profesión que ejercen. Sólo el 22% aparece retratado sin ocupación específica, en contraste con el 40% de las mujeres.

 A los personajes femeninos se los idenfifica más seguido con su condición marital. Por eso desconocemos el estado civil del 58% de los hombres que aparecen en las cien películas abordadas por el estudio. Este índice disminuye al 46% en el caso de las mujeres.

 De los personajes femeninos; el 9% se desempeña como profesional, el 19% es ama de casa o estudiante; el 28% es empleada administrativa; el 37% es obrera calificada. Al 61% de los hombres -pero sólo al 41% de las mujeres- las películas analizadas los muestran trabajando.